Sencillamente, febrero
12:45 pm. - 08/03/2018 0 comentarios | | |

Sencillamente, febrero

El segundo mes del calendario es el más corto, pero suma un día en año bisiesto: la tierra tarda 365 días, seis horas y nueve minutos en dar la vuelta alrededor del Sol; para equilibrar la diferencia dada por el tiempo adicional acumulado, cada cuatro años febrero cuenta con 29 días, y el año entonces con 366.
Yusmary Romero Cruz yusmary26688@gmail.com

Si un mes puede resultarnos peculiar, es indudablemente febrero, ya sea por su distintiva duración o por el hecho de adquirir connotaciones especiales para muchos, al ser el momento propicio para ratificar nuestro amor, o dar fe de entrañables muestras de amistad.
El segundo mes del calendario es el más corto, pero suma un día en año bisiesto: la tierra tarda 365 días, seis horas y nueve minutos en dar la vuelta alrededor del Sol; para equilibrar la diferencia dada por el tiempo adicional acumulado, cada cuatro años febrero cuenta con 29 días, y el año entonces con 366.
De modo que los afortunados o no —depende de la percepción— de haber nacido un 29 de febrero, estarán de cumpleaños cada cuatro primaveras.
Estas son de las características de común dominio popular; sin embargo, el singular mes alberga otras tantas curiosidades. Cuando consta de 28 días, es el único en tener cuatro semanas exactas; en cambio, cuando no sucede, empieza y termina el mismo día de la semana.
También es el único en que puede no haber Luna llena: cada cierta cantidad de años transcurre sin que esta se haga visible, como precisamente en 2018.
El clima puede resultar muy cambiante de un día a otro, e incluso haber notables diferencias de temperatura entre la mañana y la noche; de ahí el refrán popular: “febrero loco, ningún día se parece a otro”.

Cuentan que durante el siglo XIX existía una costumbre bien peculiar en Inglaterra, pues una mujer podía pedirle casamiento a un hombre el 29 de febrero, algo impensado para la época. Y en la Antigua Roma no tenía nombre: los romanos consideraban que ni este ni enero lo merecían, pues era período de invierno, y así lo llamaban.
Actualmente, diversas celebraciones, algunas muy esperadas, acontecen por estas jornadas, como el Día de San Valentín. El 2 de febrero, Día de la Virgen de la Candelaria, es muy frecuente escuchar a las personas hacer planes para un corte de cabello y hasta de las uñas, e incluso para podar las plantas, con la finalidad de que renazcan con más fuerza y belleza.
Entre las menos conocidas se encuentra el 7, el día de enviar una carta a un amigo, tradición que va en detrimento con el impacto de las nuevas tecnologías… y resulta un momento idóneo para rescatarla. Hasta Pinocho, el muñeco creado por Geppetto, tiene su propia celebración, el 23.
Y como los años bisiestos acontecen cada cierto período, esa particularidad dio origen para que los 29 se conmemore el Día de las enfermedades extrañas.
Con un clima variable, más o menos días, y sus diversas curiosidades, febrero llega a cada almanaque como un símbolo del amor, la amistad… y desde ya nos llena de regocijo.

4:45 pm. - 09/05/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES