El porqué de asistir a “la reunión del delegado”
10:00 pm. - 30/04/2017 1 comentario | | |

El porqué de asistir a “la reunión del delegado”

En la medida que seamos todos protagonistas conscientes de nuestras asambleas, seremos capaces de consolidar el ejercicio de una democracia socialista y participativa.
Aydelín Vázquez Mesa aydelin1987@gmail.com

Con abril, inició el IV y último proceso de rendición de cuenta del XVI mandato de las asambleas municipales del Poder Popular. Hasta el 31 de mayo, suceden en los barrios de la provincia intercambios entre vecinos. Este tipo de asambleas, efectuadas dos veces en el año, constituye uno de los espacios de diálogo más importantes entre el delegado y sus electores.
Quizás en su circunscripción ya aconteció, y ojalá haya sido una reunión provechosa, pero a lo mejor todavía no y está a tiempo de no perdérsela. Tal vez se pregunte: ¿por qué asistir?
En mensaje enviado a delegados de circunscripción a mediados de marzo, Esteban Lazo, Presidente del Parlamento Cubano, expresó: “Al asistir a su asamblea, el elector no solo está cumpliendo un deber; está, sobre todo, ejerciendo un derecho e interviniendo directamente en la labor de gobierno”.
La rendición de cuenta es un principio constitucional, ideado y defendido por Fidel para todos los niveles del Poder Popular, proceso que planifican y organizan los delegados con apoyo de las organizaciones de masas de la circunscripción.
Resulta válido destacar su carácter profundamente democrático: en cada una de las asambleas, el delegado informa a los electores los resultados de su gestión para dar cumplimiento al mandato de representarlos. Además, los pone al tanto de temas de interés local, municipal, provincial y nacional.
En “la reunión del delegado”, como se le llama con frecuencia —y paradójicamente no es de él o, al menos, no solamente-, podemos informarnos acerca de subsidios otorgados para mejorar las viviendas de las personas más necesitadas y de menores ingresos, y sobre la utilización de la contribución territorial en la solución de planteamientos, entre otros asuntos.
Ciertamente, para evitar que el encuentro se convierta en un soliloquio, y lograr un diálogo franco y provechoso, el delegado debe también escuchar las ideas, inquietudes y sugerencias de los electores, en otras palabras: propiciar el análisis colectivo.
Probablemente así surjan soluciones —con la participación popular— a problemas que las administraciones no han podido o no han querido resolver. Por cierto, vale recordar su responsabilidad en cumplir, atender y controlar permanentemente la calidad de las producciones y servicios a la población, y en enmendar cualquier deficiencia o brindar respuesta convincente con inmediatez.
Pensemos entonces: en la medida que seamos todos protagonistas conscientes de nuestras asambleas, seremos capaces de consolidar el ejercicio de una democracia socialista y participativa.
 

Este tipo de asambleas, efectuadas dos veces en el año, constituye uno de los espacios de diálogo más importantes entre el delegado y sus electores. / Foto: Otoniel Márquez
Este tipo de asambleas, efectuadas dos veces en el año, constituye uno de los espacios de diálogo más importantes entre el delegado y sus electores. / Foto: Otoniel Márquez
4:45 pm. - 09/05/2014 1 comentario | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

Cubano de Hoy
- 05/05/2017 - 09:42
1
Los Cubanos de hoy tenemos que buscar solucion para revertir la situacion existente hoy en las reuniones,la poblacion no muestra interes en participar ,no plantean los problemas existentes y mucho menos opinan de la realidad que se vive en los territorios

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES