La pelea que ganan los afables
1:15 pm. - 15/09/2018 0 comentarios | | |

La pelea que ganan los afables

La Resolución 54 de 2018 comienza a ser conocida, incluso con las obligaciones de los proveedores de productos y servicios (estatales y no estatales, personas jurídicas y naturales), así como las instituciones antes las que se pueden presentar quejas y reclamaciones
Editor artemisadiario@cip.cu

POR PEDRO LEÓN LLANO (PROFESOR AUXILIAR DE LA UNIVERSIDAD DE ARTEMISA)

Nuestro gobierno ha tomado una decisión loable: sacudir la mata donde retoña y florece el problema de la protección o, mejor dicho, de la desprotección al consumidor, extendida hasta límites casi intolerables con el efecto de un mal crónico, de una dolorosa artritis que angustia a nuestro cuerpo social.
La Resolución 54 de 2018 comienza a ser conocida, incluso con las obligaciones de los proveedores de productos y servicios (estatales y no estatales, personas jurídicas y naturales), así como las instituciones antes las que se pueden presentar quejas y reclamaciones.
Instituciones y centros de la agricultura, el turismo, las comunicaciones, cultura, de Cimex y la cadena de tiendas Caribe (antes TRD), entre otras, han de tener la visión y misión de revisarlas y reforzar las vías para que sus empleados y la sociedad las conozcan de veras, a fin de perfeccionar los servicios entre todos.

Coincido con el periodista de Bohemia José Fernández Vega, “la pelea es dura, pero hay que echarla, vencer el escepticismo, no rendirse”. Y agregaría: hay que cambiar las viejas mentalidades que persisten.
Por supuesto, también contamos con instituciones que brindan un servicio de calidad… y con trabajadores afables, como el agente de seguridad y protección Juan Carlos Rodríguez, quien trabaja desde 2006 en la tienda Arcoíris, de Candelaria.
Juan Carlos es un ejemplo de cómo atender a la población que visita ese establecimiento, con una comunicación excelente y la amabilidad imprescindible. Las opiniones de los clientes, así como la de Jorge Hernández, el gerente, reiteran el buen criterio sobre este hombre sencillo.
Otro tanto sucede con Sol Ángel Vázquez y otros trabajadores. Por toda Artemisa los hay, en las llanuras del sur de la provincia y hasta al pie de las montañas, como el colectivo de La Caridad, que brinda lo mejor a los campistas aun sin disponer de grandes recursos.
Obrar bien no es tarea imposible ni de elegidos, sino opción de todos en pos de hacernos la vida más digna.

4:45 pm. - 09/05/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES