Guanímar... cuando truena
10:45 pm. - 15/07/2018 1 comentario | | |

Guanímar... cuando truena

Alguien debe tener la responsabilidad de cuidarla y ponerle empeño, para que perdure el confort de esta zona costera y explotar las potencialidades del litoral sur, fortalecer la zona con alta demanda de los pobladores de la localidad y de territorios aledaños, pero todo el año. Es un lugar de esparcimiento para los artemiseños.
Myrla Pizarro de la Uz myrla@artemisa.cip.cu

En la mente quedan recuerdos muy raros. Vienen en olores, sonidos… siempre algo los trae de vuelta. De niña lo que más recordaba de ir a Guanímar (en Alquízar), era el cosquilleo de levantarse temprano y que el cerebro pensara solo en “la playa, la playa, la playa”.
Para ir a la escuela nadie se levantaba de prisa. En cambio, que algún padre del grupo solo mentara sutilmente la palabra Guanímar… que pasábamos días en vela esperando; hacíamos guardia entre todos los muchachos ese día, por si nos decían mentiras y no nos despertaban para ir.
La carretera la rememoro como si fuera ahora; imposible olvidarla, estaba en muy malas condiciones. Llegábamos sin reconocer los sentimientos, pues el brinqueteo del viaje nos los mezclaba, pero eso parecía no importarle a nadie.
Y uno llegaba explorando cosas. Arreglaron esto. Se llevaron dos tablas más del puente. Pintaron una sombrillita. Es que recordaba con obsesión meticulosa el verano anterior. Esa es una de las memorias más gratas que tengo de mi infancia.
Ya de mayor fue diferente. Los inicios de verano me resultaban muy complicados. La playa sin una gota de color, vacía, sola, callada, con escasos lugares para comer y, aunque los cuentapropistas ayudan, la ley de precios de oferta demanda no facilita las cosas. La carretera, para como estaba antes, mejoró demasiado, pero el brillo que tuvo Guanímar nadie se lo ha querido devolver.
Tras el correr de los años, las instituciones a quienes compete en el municipio, han hecho muy poco por la playa. Pudiera decirse que se acuerdan de Santa Bárbara cuando truena: cuando hay inicio de verano.
No es menos cierto que, en ocasiones, son los habitantes de la zona quienes destruyen cuanto hace el Estado por crearles comodidades a los bañistas. Sin embargo, un poco más de atención por parte de quienes tienen en sus manos el deber de mantener a Guanímar viva, no estaría mal.
Alguien debe tener la responsabilidad de cuidarla y ponerle empeño, para que perdure el confort de esta zona costera y explotar las potencialidades del litoral sur, fortalecer la zona con alta demanda de los pobladores de la localidad y de territorios aledaños, pero todo el año. Es un lugar de esparcimiento para los artemiseños.
Si juzgamos lo que deparará el Verano 2018 a los alquizareños, según las jornadas preparadas con antelación por los directivos del municipio involucrados en el período estival, el éxito debiera estar seguro.
“Guanímar tiene especial atención. Llevamos tres meses organizando actividades recreativas para que el verano salga a todo dar. Militantes de la UJC, trabajadores de Comunales y de la Empresa Agropecuaria realizaron un profundo saneamiento”, declaró Ernesto Braña, director general de Educación, Cultura y Deporte en Alquízar.
“Los quioscos y el restaurant para las ofertas gastronómicas estaban listos con antelación, así como variantes de artistas por si nos fallaba alguno. Coordinamos la venta de productos agrícolas de las cooperativas y las minindustrias. De todo un poco”.
Entretanto, Carlos Alberto Musibay, jefe del Consejo de la Administración Municipal (CAM), contrasta: “En lo único que siempre nos retrasamos es en el arreglo físico, en la parte constructiva; las cooperativas son las encargadas, todas tienen una labor específica en diferentes zonas de la playa, pero las retrasamos para días antes por el descuido de los pobladores. No obstante, no comenzamos un verano sin estar todo listo”.
Musibay aclaró que “las mayores trabas las tiene el CAM, con el combustible para transportar a los cooperativistas y las maquinarias necesarias para trabajar en las obras constructivas de la zona. De todos modos, las soluciones aparecen; todo por mejorar el entorno”.
El verano sí comenzó lleno de niños, jóvenes y adultos que disfrutaron de variadas opciones. Hubo para todos los gustos: juegos de participación, bailables, payasos y malabaristas, música, grupos teatrales, gastronomía…, conjugados con el intenso Sol y una llovizna que no menguó las ganas de festejar.
Pero ese no es el pollo del arroz con pollo. Lo que no quisiéramos muchos es que se convierta en hábito atenderla solo cuando hace falta, cuando empieza el verano. Yo amo el olor de mi mar, y agradezco mis vivencias de entonces, e igual quisiera recordarlo en la vejez con el mismo amor, pues tiene mucho más para dar.

4:45 pm. - 09/05/2014 1 comentario | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

Ernesto
- 2018/08/13 - 09:56
1
Cuanto me hubiese gustado haberte visto en guanímar en el día de la inuguración del verano. ¿Dónde estabas que no te vi?

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES