La “estrella” que no tomó cocimiento
12:30 pm. - 07/04/2018 3 comentarios | | |

La “estrella” que no tomó cocimiento

La estrella seguirá su flamante carrera en otra parte. Por eso quizás el año próximo no sean 50 pesos, sino 100. Valdrá la pena de cualquier modo.
Miguel Terry Valdespino nadiemebusca@yahoo.com

No se le ocurrió tomarse un cocimiento de romerillo antes de subir a cantar en el escenario, o hacer gárgaras de agua con sal para aclararse la voz. No. ¡Qué va! De eso nada. Las “estrellas” de la cultura cubana contemporánea suben a “morirse” en el escenario… y punto, sin tanto cocimiento ni bobería.
Y allá abajo, frente a la tarima, miles de fanáticos no pagaron por gusto 50 pesos en la taquilla. No, qué va. Métele, gavilán, que ahí va mi canto.
Bueno, ¿pero qué canta esta “estrella”, que no se le oye? La música va por la Punta de Maisí y la voz por el Cabo de San Antonio. ¿Le está cantando a la raspadura, al guarapo o a los tenis de goma? No, no se oye lo que canta. Oye, estrella, chico, no se oye lo que cantas. Bueno, sí, se escucha, pero no se entiende.

-Oye, no suena como en la televisión.
-Es que la televisión no es la realidad, y la realidad es la que vale.
¡Ah, la estrella le dio el micrófono a uno del público! A este se le entiende mejor. “¡Salvaje, mami, yo soy un salvaje!” ¡Ah!, mira tú, ya sabemos lo que estaba cantando. La gente del público a veces ayuda muchísimo. Y como otro cantarín que está junto al improvisado cantor (el del público, no la estrella, aclaro por si acaso) quiere cantar también, pues entonces que también cante: “¡Salvaje, mami, yo soy un salvaje!”.
Y de pronto, así sin más, concluye el concierto y el público se encoge de hombros. Pero qué pasa, caballeros. Muy fácil: la estrella debe irse a casa porque a las 3:26 de la madrugada le toca tomarse un pomo de leche hervida y, si llega tarde, su mamá lo regaña y hasta lo pone de penitencia.
“Recoge, Filiberto, que vamos tumbando”, anuncia la estrella sottovoce al jefe de los utileros y al jefe del cuerpo de guardaespaldas. La estrella hace una señal… y c'est fini. Se acabó el concierto, mis “fanes”, nos vemos pronto en esta misma plaza. Tumbando, Fili, tumbando.
La estrella seguirá su flamante carrera en otra parte. Por eso quizás el año próximo no sean 50 pesos, sino 100. Valdrá la pena de cualquier modo. No siempre es posible asistir al concierto de una gran estrella.
Además, ese gesto de pasarle el micrófono a los “fanes” para que canten a su antojo, esa historia de subirse a cantar sin haber bebido antes un cocimiento de romerillo, o de irse a beber un pomo de leche a las 3:00 de la mañana, no tiene desperdicio… y bien podrían valer otro concierto.
-Bueno, querido público, para nosotros fue un verdadero placer estar aquí.
Dios quiera que entonces nadie le grite:
-Para nosotros no, desafinado. Para nosotros, no

4:45 pm. - 09/05/2014 3 comentarios | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

frank pupo
- 04/11/2018 - 13:57
1
"La Estrella" tiene nombre, Divan que significa sofa o butaca y que cuesta 20 CUC el concierto de 7 canciones con VIP (Anglisismo [Very Important Person] que parece que no suena tan lindo en espannol[Persona Muy Importante] PMI o puede confundirse con PMM). Solo cantan con background y que te cuento. Felicidades Terry, y pon nombre que el pueblo merece respeto. Un saludo! Frank
frank
- 04/11/2018 - 13:58
2
Ahhh y la foto parece de Sabina, pon otra! Saludos!
Roldan
- 04/28/2018 - 10:22
3
Creo que las responsables son,en todos los casos, aquellas entidades comprometidas con las tribunas donde esos cantantes martirizan a nuestros jovenes con sus suciedades vocales y letristicas.Felicidades Terry una vez mas por tus trabajos.

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES