¿A dónde voy? ¿Con quién bailo?
8:30 pm. - 24/11/2017 0 comentarios | | |

¿A dónde voy? ¿Con quién bailo?

¿Sería muy difícil crear talleres de pintura o de música durante la noche en la galería, o propiciar la presentación de artistas con propuestas alternativas en la casa de cultura, incluso promover el talento local en diversas actividades?
Yailín Alicia Chacón Guzmán yailinali@gmail.com

¿Con quién bailo? ¿Qué opciones tengo hoy: cine, teatro o museo? Estas pueden ser las interrogantes de alguien cuando decide salir a recrearse solo, con amigos o en pareja. ¿Existen siempre propuestas variadas y atractivas para elegir? ¿Las actividades organizadas en los municipios son suficientes y tienen en cuenta a todos los públicos o los diversos gustos?

Hay quien prefiere el rock o la trova, hay quien le gusta disfrutar las artes plásticas o el teatro. A la vez, la ecuación se complica cuando deseamos salir en horario nocturno o, por lo menos en el municipio de Caimito sucede así, ante las opciones casi inexistentes.

“Los espacios no son suficientes, y los creados no cumplen todas las expectativas. Ha incidido en la implementación de nuevas iniciativas la ausencia de lugares adecuados, el presupuesto y el cambio en la fuerza laboral.

Estuvimos sin programadora por un tiempo; eso creó una brecha”, explica Amaury Reyes, director de la Casa de Cultura municipal.

Como perspectiva tienen pensado seguir con las actividades en los consejos populares, así como la puesta en marcha de una noche de boleros y de la discofiñe, pero hasta el momento tales propósitos continúan en proyectos.

Para algunos, el espacio privado de la casa es donde se centraliza la recreación y el ocio, por eso alguien siempre elegirá quedarse en su mayor refugio. En cambio, cuando nos recreamos también nos definimos, en buena medida, como entes sociales; conocemos personas con gustos afines, somos felices y aprendemos a vivir en comunidad.

No solo le compete al hogar crear gustos culturales en los más jóvenes; las autoridades deben incidir de manera positiva en ese sentido, así estaríamos educando a seres capaces de apreciar una obra de Pablo Picasso, el buen cine, y que bailen reguetón y escuchen a Silvio. Si no aparecen espacios donde aprender y recrearse sanamente, cómo lo haremos.

La ausencia de lugares recreativos afecta a todas las generaciones en la Villa Verde. El cine proyecta alguna película, o en sus predios se presentan artistas profesionales invitados.

Los viernes la discotemba en la pizzería Los Aliados es otra opción, y el sábado en la noche la discoteca resulta el colofón perfecto adonde ir a mover el esqueleto; sin embargo, a quienes no les guste bailar no encuentran opciones para el esparcimiento.

Carecemos de una infraestructura comparable con la de las ciudades, pero los sitios disponibles tampoco son aprovechados al máximo.

¿Sería muy difícil crear talleres de pintura o de música durante la noche en la galería, o propiciar la presentación de artistas con propuestas alternativas en la Casa de Cultura, incluso promover el talento local en diversas actividades?

También pudieran utilizar el cine para la puesta en escena de obras de teatro, ausentes por completo del panorama cultural caimitense, salvo cuando llega el evento Teatrales de invierno. Estas son solo algunas ideas que esperamos ver convertidas en realidad algún día.

4:45 pm. - 09/05/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES