Disciplinar nuestra sociedad
2:15 pm. - 15/04/2018 0 comentarios | | |

Disciplinar nuestra sociedad

Algunas soluciones consisten en conocer más lo que afecta a todos, en no titubear a la hora de imponer multas y sanciones. Estas deben ser altas y afectar el bolsillo del inadaptado. Si conjugamos vigilancia y control, todo se puede lograr, por muy difícil que parezca
Alejandro Lóriga Santos a.losantos@cmbs.icrt.cu

Sin disciplina, la humanidad se arruinaría. Escuchamos la alerta desde hace mucho; sin embargo, al añadirle el prefijo in cobra otro sentido el término y también lo hace la construcción del contexto donde se define.
¿Cuántas veces hemos sido testigos de hechos nada agradables que dañan la propiedad social e incumplen las normas? ¿Por qué todavía no somos capaces de señalar el comportamiento negativo y mantenemos actitudes pasivas y tolerantes?
Según algunos, “lo que es de todos es de nadie”; entonces, a la hora de analizar temas como la propiedad social y su respeto, aparecen las ya conocidas indisciplinas que cometen los propios pobladores: el parque destrozado por maltrato, las calles de la ciudad abarrotadas de desechos, el teléfono público donde se hace imposible realizar una llamada porque se llevaron el auricular, la pareja enamorada que escribe nombres en la pared del edificio, y estudiantes responsables del estropicio en el interior del autobús. Ejemplos sobran, pero preocupa sobre todo el incremento diario.
Investigando encontré una cita muy interesante del líder espiritual hindú Sai Baba: “Mientras que las aves y las bestias no educadas saben cómo llevar vidas ordenadas, ¡qué pena que el hombre, dotado de inteligencia, no lleve una vida disciplinada!” Y concluye de la siguiente manera: “La disciplina es vital para cada ser viviente. Para el hombre lo es aun más, como lo es la columna vertebral”. ¿Qué le parece? Totalmente clara y real.
Ahora, hablemos de acciones. ¿Qué esperan las autoridades, inspectores y encargados para erradicar este mal? ¿Por qué las medidas, y aclaro -existentes- aún no dan con la solución de estos problemas? ¿Qué papel desempeña la familia y cómo se proyecta en el señalamiento oportuno? Nos falta muchísimo, sobre todo en la prevención, detectar dificultades a tiempo y hacer sentir el peso de la ley.
Algunas soluciones consisten en conocer más lo que afecta a todos, en no titubear a la hora de imponer multas y sanciones. Estas deben ser altas y afectar el bolsillo del inadaptado. Si conjugamos vigilancia y control, todo se puede lograr, por muy difícil que parezca.
Muchos actos vandálicos suceden frente a nosotros, y pocas personas los enfrentan. No permitamos que el Estado invierta, unos destruyan y otros dejen pasar por alto sucesos causantes de la pérdida de lo que también es nuestro.

4:45 pm. - 09/05/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES