Cuba y el diálogo sobre los Derechos Humanos
11:45 pm. - 01/05/2014 0 comentarios | | |

Cuba y el diálogo sobre los Derechos Humanos

En nuestro país se promueve el derecho a la libre determinación, a la paz y al desarrollo
Manuel Alejandro Hernández Barrios manu.hdez32@gmail.com

Ante las infundadas acusaciones, Cuba resiste con su ejemplo, obligada a crear nuevas prácticas, nuevos lugares, una nueva paciencia y un nuevo tiempo. Las circunstancias imponen actualizar nuestro modelo económico. La lucha por defender nuestro accionar prosigue, porque los resultados no son apariencias sino realidad. Y lo real es que, en nuestro país, se promueve el derecho a la libre determinación, a la paz y al desarrollo; se aboga por el establecimiento de un orden democrático y equitativo; se combate el racismo, la xenofobia y cualquier otra forma de discriminación.

Cuba fue electa, una vez más, para formar parte del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas, a partir de enero de 2014: la decisión dimana de nuestro éxito ante el Examen Periódico Universal de la realización de los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos en cada país, único análisis —en el mundo— autorizado a evaluarlos. Semejante elección entraña un reconocimiento a la labor cubana en favor de legitimar los intereses de su territorio nacional y de los países al sur del Río Bravo.

El CDH ha sido manipulado en varias ocasiones, y ha tenido que actuar en papel de tribunal inquisidor y acusar a aquellos que no se someten a sus designios. Pero las propias iniciativas relacionadas con el derecho a la alimentación, a la promoción de la cultura y al respeto de la diversidad cultural, han demostrado que en número creciente de países de América Latina y el Caribe se promueven el orden, la justicia y la equidad. Cuba rechaza la manipulación y convoca al diálogo y a la cooperación, como recientemente lo hizo en Ginebra. Estas acciones deben desarrollarse bajo los principios de la universalidad, objetividad, imparcialidad y no selectividad. Todas las naciones del mundo deben ser respetadas por la diversidad de sistemas de democracia existentes, por el derecho a la soberanía y por la historia de su pueblo, que determina la libre elección de un sistema político adecuado para la cimentación de sus principios fundacionales.

5:00 pm. - 09/05/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES