1:45 pm.
- 07/02/2018 0 comentarios | | |

¡Verde color de oro!

La pista tiene cien ojos encima, justo en el último tramo: el jovencito toma el batón mientras su rival va delante casi a 30 metros; entonces, le pone el alma a sus piernas, y los cadetes y profesores observan como sus pronósticos comienzan a cumplirse.
Joel Mayor Lorán joeldeartemisa@gmail.com

Es tan espectacular que todos a su alrededor dejan cuanto estén haciendo -apenas unos minutos, de esos que parecen cortísimos-, para verle aventajar a quien sea sobre la pista. Los fusiles y el balón de fútbol quedan quietos; Madariaga saldrá en la última vuelta del relevo, y ya los cadetes disfrutan al saberle capaz de borrar la ventaja del rival.
Sucede en la Escuela Interarmas “General Antonio Maceo”, Orden “Antonio Maceo”, donde el deporte hace lucir mejor el verde de los uniformes, pues fortalece la formación de los oficiales.
El mayor Danisly Hernández Brito nos revela el dato exacto: ¡campeones en 21 de los 35 Festivales Deportivos entre las instituciones docentes de nivel superior (IDNS) de las FAR!

Aun en medio de labores de remozamiento, pintura y organización del acto central por el aniversario 55 del plantel, ahora mismo en sus áreas bulle una preparación que no cesa: judocas, voleibolistas, karatecas, infantes, atletas, tiradores…
“La competencia se gana desde ahora”, les repite a los jóvenes judocas, durante el entrenamiento, el teniente coronel Yatson Caraballo, Primer Profesor de la cátedra de Preparación Física, Infantería y Deportes.
Entre sus muchachos sobresalen Osvel Rosabal, Jorge Vega y Roelvis Nápoles; todos conquistaron oro en el certamen precedente. Rosabal está en cuarto año de la carrera de Tropas Especiales, e irá esta vez por su tercera dorada; lo inédito fue la victoria de Nápoles en 55 kilogramos, el mejor resultado histórico de la Interarmas en esa división.
“Cuando estudiaba en los Camilitos, en Guantánamo, jugaba béisbol y defendía la primera base. Al llegar aquí, ya el equipo estaba conformado, pero mi carrera de Tropas Especiales tiene mucho de boxeo, judo y taekwondo, pues aprendemos el arte marcial kiotsu”, explica el cadete.
“El año anterior discutimos la medalla de oro en todas las divisiones, y solo perdimos tres. ¿A qué se deben los éxitos extraordinarios de la escuela? A su amplia matrícula, a la entrega de entrenadores y atletas, y a una tradición que involucra y califica a cada profesor, 1pues nadie quiere quedar por debajo”, revela el experimentado preparador, Máster en Cultura Física y Maestro de Primer Nivel, en kiotsu, teniente coronel Yatson.
“También contribuye el convenio con el Inder para la colaboración técnica y la inserción en el sistema de preparación de la provincia. Y, por supuesto, al apoyo de la dirección del centro en cada detalle, principalmente en asegurar que no se perjudique el tiempo de entrenamiento”.

Hernández Brito señala que cada equipo tiene un padrino, de la dirección del plantel. “Hemos concebido un sistema, que incluye el abanderamiento y recibimiento a los atletas, en ceremonias muy bonitas, y, desde luego, el estímulo con pases, actividades en nuestra villa recreativa, convalidación de la asignatura correspondiente, y hasta la entrega de la réplica del machete de Maceo”.
Sus logros rebasan el marco del sistema de enseñanza militar. “Nuestros karatecas han dominado en Juegos Universitarios. En 2011, obtuvimos plata en la división de más de 81, kilogramos en el Campeonato Nacional de Kárate y; el cuarto lugar en los 81 en el Nacional de Judo. La escuela compitió contra los tres Ejércitos y quedó primera en el Campeonato Nacional de Atletismo de las FAR”, agrega Caraballo.
Lo anterior no bastaría a una institución como esta, si no alcanzaran resultados semejantes en los deportes de aplicación militar, como el tiro, triatlón, la preparación física militar, infantería y orientación en el terreno. De hecho, junto con las disciplinas de combate, son los que más medallas aportan.
Por encima del resto, brilla el multicampeón equipo de tiro. De acuerdo con el mayor Sergio Manuel Cabrales, su entrenador, desde 2001 han superado a sus rivales cada año (excepto en 2016).
“¿Cómo? Con sacrificio, y prestando atención a las posiciones y procedimientos técnicos: la puntería, el recorrido del disparador, los tres segundos de contención de la respiración”.
Integran el equipo dos varones y una muchacha: Gendry Martínez, Ilieysy Rodríguez y Leandro Cobas. Su reto consiste en sumar la mayor puntuación, mediante disparos a la distancia de cien metros, tres desde la posición de pie, otros tres desde la posición de rodilla en tierra e igual cantidad, tendido.
Ella estudia Inteligencia Militar. Desde que era apenas una adolescente le gustaba probar puntería; ahora, con un fusil AK en sus manos, ha demostrado que donde pone el ojo… ahí va el oro. Acumula tres preseas doradas, dos por equipos y una en el duelo individual, junto a otro par de medallas. En abril intervendrá en su cuarta competencia.
Gendry Martínez no imaginó nunca ser capitán de tan formidable trío. En los Camilitos jugaba voleibol. Fue el profesor de tiro quien se percató de sus cualidades. Al inicio tuvo nerviosismo, pues enfrentaba a tiradores de más experiencia, ya en cuarto año; sin embargo, en primer y segundo años hilvanó dos oros consecutivos.
Habría que continuar adicionando preseas, tras conversar con unos y otros entrenadores, con las jovencitas multicampeonas de voleibol, los karatecas y triatlonistas, quienes practican orientación en el terreno, los impecablemente uniformados de la infantería… Cada cual añade su propia historia de entrega.
No obstante, el teniente coronel Diosbany Romero, insiste en que el atletismo define, pues reparte mayor cantidad de metales. Es en el deporte rey donde se luce José Carlos Madariaga, dueño de un medallero considerable aun en tercer año de la carrera de Infantería, gracias a su talento para la velocidad y el salto largo.
La pista tiene cien ojos encima, justo en el último tramo: el jovencito toma el batón mientras su rival va delante casi a 30 metros; entonces, le pone el alma a sus piernas, y los cadetes y profesores observan como sus pronósticos comienzan a cumplirse. Ahora la ventaja es de 20, de 10… y una vez más de 10, de 20, ¡de Madariaga!, hasta que baja los brazos y entra feliz, como en la imagen icónica de otro día de abril en que la Interarmas Antonio Maceo confirme su reinado.

1968-1
1969-1
1971-2
1972-2
1973-2
1974-2
1975-1
1977-1
1981-4
1982-2
1983-3
1984-3
1985-2
1986-2
1987-1
1988-2
1989-1
1990-1
1994-1
1995-1
1996-1
1997-1
1998-2
1999-2
2000-1
2002-1
2003-1
2004-1
2005-1
2010-1
2011-1
2012-1
2013-1
2015-2
2017-1

1:45 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES