9:45 am.
- 05/08/2017 0 comentarios | | |

¿Tomar baños sin agua?

El “baño de bosque” no es solo para mejorar la salud, sino constituye, además, una manera de aumentar los vínculos con la naturaleza y el fomento de las prácticas más sostenibles en nuestras vidas diarias.
Elena Milián Salaberri elenams18081966@gmail.com

No te alarmes…, se trata de una propuesta llegada de un lugar tan lejano como Japón; sin embargo, fácil de practicarla en Cuba: el Shinrin- yoku o “baño de bosque”.
La idea es ir a un sitio de abundante arbolado, dispuestos a relajar tensiones y vivir una profunda experiencia, algo como una meditación, con beneficios para la salud física y psicológica.
El análisis de los efectos prácticos en el cuerpo y la mente desde que fue desarrollado en la década de los años 80, demostró una disminución en el cortisol, la principal hormona involucrada en los procesos del estrés, y la reducción de la presión arterial.
Además, la práctica promueve una mejor concentración, el aumento de la inmunidad y el fortalecimiento del metabolismo, entre otros efectos emocionalmente positivos, causados, primordialmente, por los olores de los aceites esenciales de las plantas.  
Una sesión típica consiste en caminar muy lenta y deliberadamente por el bosque, pero también se puede probar esta técnica en otros entornos naturales de la ciudad, como en un parque o jardín botánico.
Al andar, es necesario extender la mirada para admirar aún más la belleza de la naturaleza, tomando nota de las cosas no vistas antes.
También  puedes simplemente sentarte y ver las diferencias sutiles en el color de las cosas, tomar un momento para hacer una pausa y respirar profundamente el oxígeno de los árboles.
O mejor aún, pasar los dedos por la hierba, sentir su textura, abrir los oídos para sintonizar los sonidos del zumbido de las abejas, el canto de los pájaros, el agua y el movimiento del follaje…respirar profundamente por la nariz, inhalando los variados aromas.
Para deleitarte mejor con esta práctica es preferible no llevar equipos electrónicos tales como teléfonos móviles, ordenadores portátiles y cámaras, aunque no pocos prefieren fotografiar los escenarios naturales. Esa decisión ya es más personal.
Si vas en grupo, lo ideal es no interactuar con los compañeros hasta el final, luego pueden sentarse en  círculo y hablar sobre lo que observaron y la experiencia obtenida.
Se puede practicar el shrinrun-yoku todo lo que uno quiera. Si lo haces una tarde, puede traer sentimientos positivos de bienestar que durarán toda la semana.
El “baño de bosque” no es solo para mejorar la salud, sino constituye, además, una manera de aumentar los vínculos con la naturaleza y el fomento de las prácticas más sostenibles en nuestras vidas diarias.

9:45 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES