10:30 am.
- 06/06/2018 0 comentarios | | |

Tierra prometida para ti

En Alquízar abunda el talento de músicos quizá no suficientemente reconocidos, en comparación con el esfuerzo y calidad que imprimen a su trabajo. El grupo de pop rock Tierra Prometida lleva ya cuatro años viendo luces en diferentes escenarios, y regala una de las pocas opciones recreativas a su localidad.
Myrla Pizarro de la Uz myrla@artemisa.cip.cu

La música es un arte, un estilo de vida capaz de mover multitudes, y —¿por qué no?— de cambiar el mundo. Por eso se torna tan importante en la sociedad actual, pese a su claro enfoque comercial de las últimas décadas. La vida perdería parte de su sentido sin la música.
En Alquízar abunda el talento de músicos quizá no suficientemente reconocidos, en comparación con el esfuerzo y calidad que imprimen a su trabajo. El grupo de pop rock Tierra Prometida lleva ya cuatro años viendo luces en diferentes escenarios, y regala una de las pocas opciones recreativas a su localidad.
Sin embargo, muchos alquizareños desconocen la obra de Enrique Flores, uno de los iniciadores, y de José Mederos, director de la agrupación.
“Al inicio, trabajé en solitario, hasta componiendo mis canciones. Después me vinculé a un grupo de rap, otro formato diferente al nuestro. Pero no fue difícil integrarme: cuando la música se lleva en la sangre, aflora a través de los poros por sí sola”, sostiene.  
“Le presenté un `demo´ completo a Joseíto, del cual ya había salido el video clip del primer sencillo: Seductora y Bella, dirigido por Erik García, un joven de Artemisa con mucho para dar. Desde entonces me uní al grupo como vocalista principal, y he vivido con mis compañeros de trabajo, ya más que amigos, experiencias inolvidables”.
La Casa de Cultura del municipio los escogió para la audición de profesionalización, que pasaron sin trabas, pues estos campeones de la música aprendieron a base de empeño y de talento.
Conversamos en la terraza de una amiga en común, para sentirnos como en la música, de cerca y en calor.
Cuenta el artista que la AHS (trabajan mucho juntos y Flores es su promotor) les brindó la oportunidad, hace años, de pasar un curso de Solfeo en La Habana. Pero ellos necesitan mucho más: la atención de las instituciones del municipio y la provincia, un apoyo a las vicisitudes de hacer música con sus propios recursos.
“Tenemos una peña con espacio fijo en el Museo Casa Natal Rubén Martínez Villena, el primer viernes de cada mes. La noche de los hexaedros nació con nosotros hace cuatro años, es una opción realmente significativa y alentadora, y se le vinculan otras manifestaciones artísticas”, agrega.
“Por trabajo nunca nos hemos parado. Nos gusta muchísimo lo que hacemos. En 2016 estuvimos nominados al Festival Cuerda Viva, en la categoría pop. Participamos en el Festival Buena Onda por los municipios, en actividades programadas por la AHS y en las fiestas populares.
“Entre lo que componemos, sacamos las notas y melodías, montamos la canción y practicamos una y otra vez, estamos cada día más cerca de la música que de la familia. Conlleva sacrificio, pero esta pasión no me la quita nadie.
“Ahora, en conjunto con otros artistas de gran talento de la provincia, estoy realizando un nuevo disco, casi terminado, con muchos géneros: rap, jazz, fonki, música tradicional cubana… ¡Vamos a ver cómo sale!”.
Afortunadamente, ellos integran el grupo de quienes no conciben subir a un escenario a repetir ciertas inmundicias de moda. No, se proclaman adeptos a la opción inteligente. La propia Alquízar tiene varias. Y esta de Tierra Prometida vale un Potosí… y vale la pena reconocerlo.
La música debe perdurar en el tiempo, según su calidad. Una composición no ha de ser solo para un momento determinado, sino atraparnos tanto hoy como a la vuelta de 40 años.
 

Agrupación Tierra Prometida
Agrupación Tierra Prometida
10:30 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES