8:15 am.
- 24/05/2014 0 comentarios | | |

Tecnología al servicio de la vida

“Iniciamos el servicio de mínimo acceso en marzo de 2012. Ahora contamos con cuatro cirujanos, tres ginecólogos, un otorrinolaringólogo, un urólogo y tres enfermeras”, informa Ariel Lázaro Torres, cirujano general.
Susana Alfonso Tamayo susanaat1989@gmail.com

Foto: Humberto Lister“Buenos días, soy la periodista interesada en el programa de Cirugía de Mínimo Acceso”, me presenté ante el director del hospital Iván Portuondo, en San Antonio de los Baños, quien ya me esperaba.
Antes de poder decir más, ya le seguía por pasillos laberínticos. Puertas tras puertas, el vestidor, más puertas… y allí estaba yo, dentro de un salón de operaciones por primera vez. Venía preparada para hacer lo común: entrevistar en un ambiente de oficina, en el patio, en cualquier lugar menos dentro del salón.

Así comenzaba una experiencia maravillosa que me enseñó del avance de la tecnología en la salud y de la entrega de los médicos cubanos, quienes no reparan en limitantes materiales para emprender su mágica labor por la vida.

Paso a paso

Foto: Humberto Lister“Iniciamos el servicio de mínimo acceso en marzo de 2012. Ahora contamos con cuatro cirujanos, tres ginecólogos, un otorrinolaringólogo, un urólogo y tres enfermeras. El equipo recibió capacitación en el Centro Nacional de Cirugía de Mínimo Acceso”, informa Ariel Lázaro Torres, cirujano general.

Torres subraya que, por tratarse de un servicio integral, pretenden sumar otras especialidades en la medida que se amplíen y perfeccionen.

Durante el primer año, las operaciones fueron interrumpidas por limitantes materiales, pero 2013 mostró un incremento en las intervenciones: 345 cirugías básicas y cinco de avanzada, este último tipo escasamente realizadas en el Iván Portuondo, por su alto nivel de complejidad y la falta de condiciones materiales, argumenta.

El ginecólogo Ernesto Pérez, a cargo del mencionado servicio en el hospital, comenta: “Al principio teníamos muchos detractores; poco a poco hemos ganado aceptación. Hoy toda operación de vesícula se realiza con cirugía de mínimo acceso. Generalmente, efectuamos tres operaciones diarias. Trabajamos para la satisfacción de los pacientes, pese a las diversas dificultades”.

Algunos de esos inconvenientes radican en la necesidad de un mejor soporte técnico e instrumental de trabajo, así como de más espacio. Actualmente trabajan en una única sala, pero en el futuro cercano piensan ocupar dos salones.

“Utilizamos un equipo donado por el hospital de San José de las Lajas, con más de 10 años de explotación. La pantalla es de 12 pulgadas, mientras en otros centros esta herramienta esencial mide 24 pulgadas, con una buena resolución”, asevera Torres.

“En la medida en que aumente el umbral de nuestro servicio y crezcamos en calidad, precisaremos mejoras materiales”, agrega el cirujano Michel Berdial.

Los integrantes del grupo de especialistas anhelan convertir este en un servicio de referencia provincial. Para eso avanzan paso a paso en un camino que, no obstante los riscos superados, ya cosecha éxitos. Así lo corrobora Luis Sandoval, director del centro hospitalario.

“En dos años, esta prestación ha logrado un desarrollo cualitativo y cuantitativo de las diferentes operaciones. Ha recibido el apoyo incondicional de la dirección del hospital, la de Salud en el municipio y también en la provincia”.

Quien siembra, cosecha

Pequeño y unido, el colectivo de cirugía de mínimo acceso disfruta de su labor.

“Me encanta este trabajo, es muy bonito. Aquí todos amamos lo que hacemos y nos satisface que el paciente salga bien. Somos un equipo disciplinado y unido”, declara la enfermera Elsa María Lemus, observación con la cual concuerdan sus compañeras Vilma Hernández y Suleica Rodríguez. Esta última explica que rotan sus roles como circulante, instrumentista y encargada del instrumental quirúrgico.

Noreida Viltres, una de las pacientes, sometida a una colecistectomía laparoscópica (extracción de vesícula), manifiesta su confianza en el personal médico, y destaca la rápida y buena atención de la que ha sido objeto.

A nivel mundial, la medicina recurre a intervenciones menos invasivas debido a sus irrebatibles ventajas, como la reducción de complicaciones durante el procedimiento, del dolor post-operatorio y de la estadía hospitalaria.

De estos beneficios pueden disfrutar los múltiples pacientes del servicio de cirugía de mínimo acceso que, en San Antonio de los Baños, un grupo de especialistas ofrece con la certeza de no detener su encomiable labor, la esperanza de ser cada día mejores y de satisfacer a quienes acuden a ellos.