9:00 am.
- 29/05/2014 0 comentarios | | |

Tabaquero: una tradición que pervive

El tabaco no solo forma parte esencial de la historia de Cuba, sino también del pasado y presente de la provincia de Artemisa, pues lo cultivan y fabrican en varios de sus municipios. Y es una costumbre tan arraigada que ha devenido elemento indispensable de sus culturas
Rommell González Cabrera rommellgonzalez@gmail.com

El tabaco no solo forma parte esencial de la historia de Cuba, sino también del pasado y presente de la provincia de Artemisa, pues lo cultivan y fabrican en varios de sus municipios. Y es una costumbre tan arraigada que ha devenido elemento indispensable de sus culturas.

La llamada Villa Roja experimentó un notable auge de esta industria en la época republicana. Entre despalilladoras, fábricas y chinchales sobresalió la Fábrica de Tabaco Villamil, hoy convertida en UEB Carlos Rodríguez Careaga, perteneciente a la Empresa de Tabaco Torcido Habana, aunque muchos aún la llaman por su antiguo nombre.

Experiencia, maestría, calidad

Artesano y artista, así podemos definir al torcedor. Sin embargo, para que el tabaco llegue a su destino, ha de cumplirse el sentido de la frase legada por Alejandro Dumas: “uno para todos y todos para uno”.

Según Caridad Borrego, instructora de torcido con 30 años de experiencia, precisa de materia prima con la calidad requerida, bien acondicionada y que el torcedor realice la ligada correcta al confeccionar la tripa.

No es un proceso simple. Inicia en el campo, pasa por el rezagado (clasificación de la capa por textura, color y tamaño), la ligada (combinación o mezcla), el terminado y el envasado. Muchas manos expertas y ojos atentos confeccionan ese maravilloso y exquisito producto que enorgullece a los cubanos.

Alejandro Valdés, auxiliar del terminado, acumula más de 20 años entre ese olor tan singular. Para él, es necesaria la experiencia y maestría de quienes intervienen en todo el proceso productivo.

Premio merecido

La UEB Carlos Rodríguez Careaga funciona como un reloj. Para el año en curso debe producir dos millones 725 200 unidades, y obtener ganancias de seis millones 831 400 pesos. Aporta entre el 27 y el 28 por ciento de la producción de la Empresa, a la cual corresponde a su vez el 18 por ciento de la del país.

En el primer cuatrimestre, la UEB sobrepasó lo planificado en tabacos para la exportación y el consumo nacional, los valores y el plan de torcido, mientras el porciento de rechazo fue de 1,8 (el permisible asciende a 4,5).

Tales resultados avalaron la decisión de otorgarle la sede del acto central en la provincia por el Día del Trabajador Tabacalero, el próximo 29 (en homenaje al natalicio de Lázaro Peña, fundador de la CTC), destacó Luis Enrique Valdés, secretario del Buró Provincial de este sindicato.

Jorge Sotomayor, especialista principal de gestión del capital humano, e Ismary Murillo, jefa del taller de torcido, elogian el impacto positivo en la eficiencia del nuevo sistema de pago basado en los resultados finales y la calidad.

Mirella Pérez, rezagadora, y el torcedor Luis Enrique Careaga, comparten su satisfacción por el salario, y coinciden en que si existieran menos problemas con la materia prima y los insumos de terminación, hasta pudieran aportar más al plan.

Además del incremento salarial, coexisten otros factores que dinamizan la actividad productiva en la fábrica, como la exigencia de los directivos y el sentido de pertenencia de los trabajadores, enfatizó Hilda Valdés, organizadora del sindicato en el centro.

Para Anabel Torres, jefa de producción, es vital el uso de la radio base, la cual, subrayó, mantiene informados a los trabajadores sobre temas de interés, la marcha de las producciones, la calidad y la emulación.

Motivos para celebrar

Faltan dos días para la celebración de los tabacaleros cubanos, y el saludo de los artemiseños a la efeméride prioriza el cumplimiento de los planes, sostuvo Valdés.

“Realizamos encuentros entre dirigentes jubilados y trabajadores, chequeos de emulación, reconocimientos a obreros destacados y organizamos un campeonato de béisbol”.

La Empresa implementó cambios en los métodos, sistemas y organización del trabajo en 2013, que le permitieron cumplir el plan en unidades y valores de ese año, y ser la mejor del país en el primer trimestre de 2014, añadió.

En enero, febrero y marzo logró un consumo de materias primas y materiales por debajo del previsto, manifestó Juan Amador González, el director. “Existe un programa de inversiones y mantenimiento de los inmuebles con una duración de cinco años, así damos respuesta a una de las principales inquietudes de los obreros”.

Los tabacaleros están de fiesta. Su obra defiende un oficio que perdura, sobre todo, porque a partir del próximo curso escolar abrirá la especialidad de torcedor en el Instituto Politécnico Agropecuario de Artemisa. De esta manera, nuevas manos fabricarán tabacos, manos que escribirán otros capítulos de nuestra historia.

9:00 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES