2:15 pm.
- 25/07/2018 1 comentario | | |

Solo por la tenacidad de sus piernas

El empleo de motores eléctricos en los bicitaxis viola lo establecido en su licencia, la que autoriza a transportar pasajeros mediante tracción humana
Joel Mayor Lorán joeldeartemisa@gmail.com

Sí que parece un invento cubano. Gomas de bicicleta, de moto, Lada o lo que encuentre quien lo arma. Asientos tapizados y cómodos, o de ómnibus Girón. Música del ayer o reguetón. Piernas poderosas que lo impulsan o las más de las veces, endebles y muy forzadas. Los bicitaxis se empeñan en pulular, pese a las frecuentes Dianas y los bolsillos no aptos.

Encima, Artemisa se ha convertido en la ciudad de las motos eléctricas: en otras capitales provinciales no abundan como en la Villa Roja. Y, desde hace un tiempo, comenzaron a prestar servicios algunos triciclos al módico precio de dos pesos. Sin embargo, bajo el sol intolerable y los inoportunos aguaceros, persisten los bicitaxis.

Tal vez salieron de aquellas películas japonesas que veíamos de pequeños, pues fue en la Tierra del Sol Naciente donde surgieron hace más de un siglo. Les llamaban jinrikisha: carruaje cuya fuerza la constituye un hombre. Y los creíamos sorprendentes: ¿cómo una persona transportaba a otras solo halando, a puro ímpetu, su coche de dos ruedas?

Lo cierto es que en Cuba recurrimos a un modelo con pedales, ya en la despedida del siglo XX. Nacía un medio de transporte realmente útil, cuando más escasearon los ómnibus, en tanto el esfuerzo y la tenacidad deparaban una fuente de ingresos nada desdeñable a sus conductores.

Así era entonces. Hoy algunos intentan eludir tanto trabajo. Obtuvieron su licencia para transportar pasajeros por un medio de tracción humana, pero descubrieron que colocarle un motor eléctrico al vehículo permitiría descansar sus piernas (para nada de acero), subir empinadas lomas sin agotarse y multiplicar sus viajes.

El problema de usar tales motores radica en que están violando lo establecido, asegura Pedro Yandier Mandín, director provincial de la Unidad Estatal de Tráfico (UET), entidad facultada para otorgar, suspender o cancelar las licencias de operación del transporte.

“La Resolución 368 de 2011, modificada a raíz del auge del Trabajo por Cuenta Propia, regula los requisitos para ejercerlo: deben presentar el bicitaxi tras una inspección técnica en talleres de la Dirección Provincial de Transporte (le colocan un troquel con número y firma), así como un chequeo médico que declare apto al conductor, y superar un curso que garantiza conozcan la Ley del Tránsito.

“Finalmente, la licencia les autoriza a transportar pasajeros en un medio de tracción humana, pedaleando, no mediante un motor. Pronto se aplicará un nuevo reglamento, e igual prevé esos requisitos. Tampoco la comisión de seguridad vial autorizaría que un medio concebido para una velocidad limitada circule a 70 kilómetros por hora, y atente justo contra la seguridad vial”.

Mandín no niega que un día ocurra, como en Shanghai y Beijing, donde esos vehículos están equipados con motor eléctrico. Mientras, Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá, Colombia, afirmó al periódico El Espectador que “los bicitaxis con pedal e incluso con un pequeño motor asistido, de una velocidad máxima de 25 Km/h como prevé la ley, pueden utilizar las ciclorutas sin poner en peligro a los demás”.

No obstante, el director de la UET lo cree difícil. “Lograr una licencia para tracción por motor implica obtener la circulación del vehículo, vencer el somatón (inspección técnica), disponer de seguro de vida, los papeles del motor (garantía legal) y todo cuanto se le exige a un carro”. 

Sostiene que han sido persuasivos y hasta benevolentes, al demorar en recurrir a medidas drásticas. “Aún no llevamos casos por actividad económica ilícita ante la Fiscalía. Ni tampoco somos nosotros quienes realicen decomisos; quizás la Policía sí”, conjetura.

Mientras, Carmen Cano, subdirectora de Carga y Control, acude a los datos compilados: “en el primer semestre de 2018 aplicamos 23 actas de advertencia, de acuerdo con el Decreto Ley 261 artículo 1 inciso k”.

De modo que, en largo tiempo, los pasajeros seguirán abordando bicitaxis movidos por hombres perlados de sudor, usualmente con olor a esfuerzo, armados de musiruido, al mando lo mismo de un timón de bicicleta que de un volante de auto, seres tenaces tanto de piernas como de almas.

Su sacrificio en la búsqueda de ingresos les lleva a sortear baches y subir lomas

os modelos y el confort varían, no así los precios ni el esfuerzo
os modelos y el confort varían, no así los precios ni el esfuerzo
2:15 pm.
- 21/04/2014 1 comentario | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

maugrys
- 8:53 am.
1
estas trabas al desarrollo de las fuerzas productivas y de servicios, no son mas que medidas ContraRevolucionarias

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES