9:15 am.
- 08/01/2018 0 comentarios | | |

Silvestre: un “sospechoso” feliz

SILVESTRE HA REGRESADO. NO HA QUERIDO QUEDARSE “PRISIONERO” EN UN APARTAMENTO DE LA HABANA, POR MUY AL ESTE QUE ESTÉ. ARTEMISA LO CONVOCA SIN PALABRAS Y HACIA ELLA RETORNA
Miguel Terry Valdespino nadiemebusca@yahoo.com

Cuando decidió poner residencia temporal en La Habana del Este, muchos creyeron que el pintor Ángel Silvestre Díaz Morales enterraría nostalgias y antiguas vivencias guajiras para tomar un extraño porte de habanero citadino, de esos negados rotundamente a volver atrás y, si fuera preciso, incendiar las viejas raíces pueblerinas de su existencia.

Pero a mí, al menos, siempre me asaltó la sospecha de que Silvestre seguía siendo uno de los nuestros...y no me equivoqué. La sospecha finalmente se convirtió en una certeza imbatible: Silvestre regresó a los predios culturales de su provincia… ¡y de qué manera!: trayendo 22 mujeres bajo el brazo… digo, sobre el lienzo y la cartulina.

Y ese fue un regalo especial –así lo dijo y así lo creo porque bien lo conozco- para todas las mujeres de Bauta, con las que ha mantenido a lo largo de varias décadas una entrañable amistad, especialmente con aquellas enfrascadas, día y noche, con los retos de la cultura y los destellos luminosos o apagones de cada artista.

La expo …y el amor, presente en la galería municipal de arte Guerrero, así vino a confirmarlo. La belleza y el misterio femeninos se derraman por el cuerpo de cada obra hecha a plumilla u óleo, se hacen carne y desafío en lo que Guillén llamó, con una certeza insuperable, “la obra maestra de la naturaleza”, desvelo permanente del pintor, aun cuando ya supera frescamente las seis décadas de vida.

Silvestre no entra en remilgos, tal como nos tiene acostumbrados. No hay raza ni edad en la pasión que nos regala desde cada imagen. Todo se funde como en una fragua. No hay prejuicio que detenga la tempestad del amor. La imagen de estos cuadros puede ser serena a veces, y otras puede volverse la pura tentación.

Silvestre ha regresado. No ha querido quedarse “prisionero” en un apartamento de La Habana, por muy al Este que esté. Artemisa lo convoca sin palabras y hacia ella retorna el “sospechoso”, con un rostro de mujer en cada trazo, seguramente su única y definitiva religión, renegando de Sabina cuando afirma en Peces de ciudad: “...al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver”. Sin embargo Silvestre volvió. Y esta expo, por cierto, nos hizo –y nos hace- muy feliz.

OTRA VEZ Silvestre volvió a exponer en predios artemiseños
OTRA VEZ Silvestre volvió a exponer en predios artemiseños
9:15 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES