Marzo 28, 2018 - 10:30am
- 28/03/2018 1 comentario | | |

Reto y pasión por la libertad

El autor de Reto a la soledad confesó que haber descubierto la lectura cambió todo su comportamiento y lo preparó para resistir el infierno en el lugar; a duras penas, sobrevivía. “Más de 2 000 libros llegué a leerme”, reveló
Miguel Terry Valdespino nadiemebusca@yahoo.com

Ya me lo había advertido Cecilia Valdés Sagué, escritora y directora provincial del Libro en la provincia de Artemisa: “Orlando Cardoso Villavicencio es el mejor presentador de libros que puedas imaginarte”.
Y mucha razón llevaba la autora de América Lontana. Lo pude comprobar recientemente, en la biblioteca provincial Ciro Redondo, durante la última edición de la Feria del Libro, adonde llegó Cardoso Villavicencio, Héroe de la República de Cuba, a presentar su aclamado y sincero libro testimonial Reto a la soledad, ya con varias ediciones y siempre perseguido insaciablemente por los lectores cubanos.
Llama la atención que, pese a las reiteradas presentaciones de este libro a lo largo y ancho de toda Cuba, los más diversos espacios se siguen repletando para escuchar la voz auténtica de un hombre que, durante 11 años, fue “arrollado por un mundo carcelario especialmente cruel”, según palabras del propio Cardoso.
Combatiente en Angola y Etiopía, país donde cayó herido en combate, fue hecho prisionero y trasladado a largo encierro en Somalia, Cardoso Villavicencio es la viva estampa de la sinceridad, mérito que trasladó a su laureado testimonio, y seguramente la clave número uno a la hora de explicar su inagotable éxito entre el público lector.
Pese a que el odio de los carceleros se cebó especialmente en la piel de este hombre, con apenas 20 años cuando cayó prisionero, un profundo zumo de ternura brota de sus palabras cuando explica cómo fue rehaciendo su vida detrás de los barrotes, al extremo de llegar a dominar cuatro idiomas extranjeros (inglés, alemán, francés e italiano) durante ese brutal período de privaciones.
Diez años, siete meses y un día en una celda oscura, en medio de la soledad y el libertadhambre, sin atención médica, con una barba y una melena infinitas, son marcas que no se borran fácilmente del alma de nadie.
“Yo creo que nadie resistiría vivir seis meses metido dentro de la mejor habitación del mundo. Acabaría por volverse un infierno. Ya pueden imaginarse ustedes, entonces, lo que significa vivir durante casi 11 años en una celda, privado de los derechos humanos más elementales”.
El autor de Reto a la soledad confesó que haber descubierto la lectura cambió todo su comportamiento y lo preparó para resistir el infierno en el lugar; a duras penas, sobrevivía. “Más de 2 000 libros llegué a leerme”, reveló.
Autor también de varios títulos destinados al público infantil, informó que próximamente su reconocido libro testimonio será llevado al cine por el director Rigoberto López, versión que entrañará —y esta es mi opinión personal— un durísimo desafío para el actor principal de la cinta.
Sin dudas, el encuentro con el autor de Reto a la soledad complació todas las expectativas, principalmente aquella de que “era el mejor presentador de libros que uno pudiera imaginarse”. Y nos dejó una nota muy fuerte y muy clara, no solo en torno al dolor de la prisión, sino, sobre todo, respecto al amor infinito del hombre por la libertad.
En verdad —si voy a ser sincero— creo lo mismo que la escritora guanajayense Marilú Rodríguez Castañeda, presente en la sala durante este encuentro y conmovida profundamente por la historia contada por el autor: “Si no se han leído este libro, no saben nada de la libertad”.

Marzo 28, 2018 - 10:30am
- 21/04/2014 1 comentario | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

YunitaCuba
- 2018/03/29 - 11:58
1
Q bonito libro, lo leo y vuelvo a leer y cada vez me gusta másssss

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES