12:00 pm.
- 05/11/2017 0 comentarios | | |

Repensar la comercialización en Candelaria (II y final)

Nuevo vistazo a la comercialización de productos agropecuarios en Candelaria, tras abordar a Adalberto Díaz, jefe del Departamento de Comercialización del Grupo Empresarial Agropecuario y Forestal (GEAF) Artemisa.
Rommell González Cabrera rommellgonzalez@gmail.com

La comercialización de productos agropecuarios es un proceso complejo en el cual intervienen muchos actores. Aun así, demanda extrema organización que inicia desde la preparación de la siembra y su cumplimento, la cual ha de ser escalonada para lograr mercados surtidos durante la mayor parte del año.

En la edición 39 de el artemiseño, el 10 de octubre pasado, publicamos el reportaje Repensar la comercialización en Candelaria (I), en el que esbozamos los principales problemas incidentes en esta esfera en el municipio, entre los que resalta, como el más grave, el incumplimiento de las formas productivas con la UEB Comercializadora.

De acuerdo con Adalberto Díaz, jefe del Departamento de Comercialización del Grupo Empresarial Agropecuario y Forestal (GEAF) Artemisa, la Empresa Agroindustrial de Granos, ubicada en Candelaria, no se subordina a esta instancia sino al Grupo Nacional de Granos y, en consecuencia, es la máxima responsable de cada proceso que realicen sus unidades, incluida la comercialización.

Según Díaz, la empresa debe presentar la demanda de alimentos que no puede producir el municipio. “Tienen que acercarse al Grupo y realizar la demanda para que se contrate con las empresas del GEAF. Así es como debe funcionar, pero no ocurrió en 2017.

“Hoy el suministro desde nuestras empresas se realiza sobre las necesidades y a partir de la comunicación telefónica, fundamentalmente. No obstante, Candelaria es una prioridad para el Grupo”.

Víspera de la salida de este trabajo conocimos que la nueva dirección de la Empresa Agroindustrial acciona a favor de la producción en el municipio para así lograr parte del necesario autoabastecimiento, lo cual evitaría la dependencia de otras localidades artemiseñas. Candelaria tiene potencialidades para sacarle más a la tierra.

Precisiones necesarias

El ajo y la cebolla son productos de estación. El primero se produce entre febrero, marzo y abril, mientras la segunda -sobre todo verde-, desde diciembre hasta abril. La Caribe (roja) no se cultiva aquí sino en la zona central y en la parte sur de Mayabeque.

Desde años antes que surgiera la provincia no se almacenaba ni cebolla ni ajo en las empresas agropecuarias. Lo que produce Artemisa se destina a los Mercados Agropecuarios Estatales (MAE), a la red de mercados de La Habana y a la industria, y se sobrecumplió el plan del año en ambos renglones, explicó el jefe del departamento de comercialización del GEAF.

Precisó, además, que en esta época es muy poco el ajo y la cebolla en los mercados, y los que vemos en carretillas o bicicletas no son producidos en Artemisa, aunque nunca descarta que algún productor haya guardado y los comercialice en este tiempo.

Díaz refirió a nuestro semanario que un municipio (reservo el nombre, pues lo importante es el ejemplo) hizo retornar un camión de otra demarcación porque consideró que los productos no tenían la calidad requerida. Luego él mismo comprobaría que no era así.

Esta es una situación que puede evitarse si la propia localidad asume la compra. Claro, no debe fallarle el transporte propio y, en caso de rotura, ha de buscarse una alternativa no tan costosa como alquilar un vehículo, lo que encarece la gestión.

La comercialización en Artemisa atraviesa un momento importante con la creación de cinco mercados subordinados a las empresas agropecuarias de los municipios Güira de Melena, Bahía Honda, San Cristóbal, Bauta y Alquízar. Antes de que finalice este año deben iniciar sus servicios los de Artemisa, Guanajay y Caimito; quedan para 2018 Candelaria, San Antonio de los Baños y Mariel.

Los nuevos mercados ofertan productos beneficiados y de las minindustrias, con un impacto muy positivo. Una vez que cada municipio cuente con el suyo, las empresas agropecuarias y la de granos tendrán la difícil, pero no imposible tarea, de abastecerlos y continuar el suministro a los MAE, en especial a los ubicados lejos de las cabeceras municipales.

La comercialización es una actividad compleja pues consta de muchas variantes. Solo se precisa organizarla bien y controlarla.

12:00 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES