4:00 pm.
- 09/03/2018 0 comentarios | | |

Quince años de rock and roll

Tres tardes y noches rockanroleras acogió el Parque de la AHS en la capital, durante el fin de semana. “Este año celebramos los 15 años del festival, de ahí la importancia de traer a bandas de varias regiones del país”, agregó Sisto.
Sailys Uria López sai.uria0322@gmail.com

Odiado por muchos. Venerado por otros. De cualquier modo, el rock es el género más popularizado a nivel mundial, y Cuba no queda exenta de ello. Perceptible es que cada vez son más los espacios de la cultura cubana dedicados a los rockeros.
Hace 15 años atrás un guanajayense amante del llamado género oscuro, dio inicio, quizás sin saber, al Festival Nacional de Rock Revolución. Según cuentan, Yusef Abraham creía (y cree) que estos músicos necesitaban un espacio para conectar con el público seguidor, y así nace este evento organizado, desde entonces, por la Asociación Hermanos Saíz (AHS).
José Sisto López, presidente de la organización en la provincia, asegura que “los preceptos con los que se creó el Festival son los mismos desde el año 2003. Estos músicos carecen de espacios para intercambiar con su público y Artemisa abre las puertas al rock y los rockeros”.
El evento es de corte participativo, pero nadie pierde, pues hay ganadores en el escenario y en el público. A veces ni los mismos artistas confían en que una buena parte de los asistentes coree las canciones, y terminan formidablemente sorprendidos.

Tres tardes y noches rockanroleras acogió el Parque de la AHS en la capital, durante el fin de semana. “Este año celebramos los 15 años del festival, de ahí la importancia de traer a bandas de varias regiones del país”, agregó Sisto.
La apertura corrió a cargo de Switch, grupo con una sonoridad distintiva en los metales. Además, se presentaron La Guerrilla (Pinar del Río), Kallejeros Kondenados y Tee Brain (ambas de La Habana).
La noche sabatina estuvo cargada de ofertas culturales en Artemisa. Divan tocaba en la Plaza Cultural; Tania Pantoja hacía demostraciones de sus cualidades vocales con la Casa de la Música; pero la asistencia a los conciertos de Darkness Fall y Crampus, de La Habana, así como las matanceras Blood Heresy y Straittake, demostró que cada género tiene su público, y que es necesario llenar Artemisa de diversidad de opciones para que su gente pueda elegir el lugar donde se sienta más cómoda.
Las bandas habaneras Congregation, From the Abyss, Trendkill y una banda novel invitada dieron la oportunidad de bailar, saltar, gritar y rockanrolear a los presentes, en la jornada de cierre el domingo en la noche.
Los tres días una corriente de piercing, pelos largos y camisetas negras inundó el centro de Artemisa. Llegaron al parque estudiantes de todas las edades, médicos, pintores, extranjeros admirados por la multitud congregada en el lugar, entre otros.
Una clase magistral para todos de inclusión y diversidad. Una manera extraordinaria de celebrar 15 años de rock and roll.

4:00 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES