2:00 pm.
- 02/12/2017 0 comentarios | | |

Profesor y pelotari de corazón

Sin dudas, el mayor lauro de sus pupilos lo obtuvo José Alejandro Legorburo, medallista de plata universal en la modalidad de frontball, del pasado Campeonato Mundial; a esta actuación de ensueño en su primer evento internacional, se le suma un cuarto lugar junto a Reinaldo Valdés en el frontón por parejas.
Osniel Velasco Hernández osnielvelazco10@gmail.com

El amor de Yoandry Ramírez por la pelota vasca lo llevó a una aventura a la cual muy pocos se arriesgan. “Este deporte es muy conocido aquí en Candelaria; no obstante, hace apenas una década estaba casi perdido y con pocos practicantes, por tanto me propuse rescatarlo paso a paso”.

Las primeras pelotas salieron de su bolsillo, otras por el apoyo de amigos; así Yoandry se convirtió desde 2009 en el profesor de esta disciplina, específicamente de la modalidad “a la mano”, en la tierra de Idalys Ortiz, el único municipio de la provincia donde se practica este deporte.

“Tenemos dos frontones, pero uno de ellos no está apto para el juego ni el entrenamiento, pues presenta mucho deterioro; el otro lo hemos mantenido a flote con un gran esfuerzo de algunos activistas y amantes de la disciplina, sin su apoyo no hablaríamos de ningún resultado.

“Aun así nuestra instalación precisa de un mantenimiento general; el Inder en el municipio ha realizado algunas contribuciones sobre todo con pintura, pero no ha sido suficiente. Su rescate tendría un gran impacto, pues esta es una de las áreas deportivas más frecuentadas por la población de Candelaria”, asegura Yoandry.

El amor por su trabajo lo hace sobreponerse a las dificultades día a día, pero no deja de llamar la atención sobre algunos detalles casi hirientes. “Gente de Zona pintó dos frontones de blanco y rojo para un video clip, imagino que luego los hayan regresado al verde original; sin embargo, tras muchas gestiones, nosotros no logramos conseguir la pintura idónea para el nuestro”.

 

Resultados pese a las dificultades

“Nuestra matrícula está totalmente cubierta con más de 20 atletas, aquí gusta mucho este deporte; no obstante, afrontamos enormes dificultades con los implementos deportivos, los cuales son extremadamente caros y la gran mayoría de las veces los compramos nosotros, o los gestionamos mediante amistades”.

Por sus manos han pasado alumnos con buenos resultados, tanto a nivel nacional como internacional. Desde el título de Cuba de Reinaldo Valdés, en 2012, siempre algún pelotari candelariense se ha ubicado entre los tres primeros del país, y ahí ha estado la guía de Yoandry.

Sin dudas, el mayor lauro de sus pupilos lo obtuvo José Alejandro Legorburo, medallista de plata universal en la modalidad de frontball, del pasado Campeonato Mundial; a esta actuación de ensueño en su primer evento internacional, se le suma un cuarto lugar junto a Reinaldo Valdés en el frontón por parejas.

“A nivel mundial nos enfrentamos a potencias como España, Francia, México o Uruguay, con condiciones materiales muy superiores a las nuestras, y a pesar de ello los pelotaris cubanos se codean en las competencias de élite con los de estas naciones, eso habla muy bien de nuestro trabajo.

“Imagínese que internacionalmente se compite en frontones de 30 o 36 metros, y los nuestros solo tienen 20, lo cual es un reto por la diferencia entre la preparación y la competencia, y debo agregar que entrenamos con pelotas distintas a las usadas en los grandes eventos”.

Con resultados y arduo trabajo, Yoandry demuestra a diario la valiosa labor que realizan nuestros entrenadores en la base: sin el papel desempeñado por ellos, la pirámide del alto rendimiento del deporte cubano colapsaría. Él y otros miles contribuyen a mantenerla lo más fuerte posible.

2:00 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES