11:30 am.
- 11/05/2017 0 comentarios | | |

Prestigio bien ganado

Mayo cierra una etapa emulativa que podría reconocer el trabajo de la Frank País con otra bien merecida condición de Vanguardia Nacional. Seamos realistas: la ganó. No obstante, el mayor premio se halla en el reconocimiento de la Artemisa que recibe con beneplácito sus productos, lo cual constituye un gran estímulo para mantener ese prestigio que ha sabido ganar.
Rommell González Cabrera rommellgonzalez@gmail.com

Las tierras de Artemisa son famosas por su productividad. Sin embargo, el mérito lo tienen nuestros campesinos, quienes han sabido aprovechar al máximo las bondades de los suelos ferralíticos rojos y de esta manera trascender entre los máximos productores del país.
Contamos con cooperativas que ostentan la condición de Vanguardia Nacional. Pero no hay dudas de que la CCS Frank País, de Güira de Melena, sobresale entre las punteras, por sus ventas al turismo, las producciones de la minindustria, el cumplimiento de sus planes, las relaciones con la comunidad, el trabajo con los jóvenes y las mujeres, así como el desempeño de la asociación de base de la ANAP.  
Las ventas al turismo comenzó hace varios años con el envío de productos a Cayo Largo del Sur y a la Zona Especial de Desarrollo Mariel. De acuerdo con Orlando Pérez, presidente de la CCS, hoy suministran al enclave turístico mencionado, además de a varios hoteles de Varadero y La Habana. Esta comercialización contribuye al desarrollo de la CCS, destacó.

Del sueño a la realidad
El próximo 26 de junio cumplirá dos años la minindustria San Miguel, un sueño que comenzó a hacerse realidad con apoyo del proyecto de Bases Ambientales para la Sostenibilidad Alimentaria (BASAL). Según el presidente, era un anhelo de la cooperativa, porque se perdían muchas cosechas, sobre todo de tomate.
Al decir de Landy, como suelen llamarle, este año trabajaron fuerte durante la campaña de tomate, e incursionaron en la elaboración de cascos de guayaba en almíbar. “Aquí también seleccionamos las mejores semillas, y las regalamos a los campesinos”.  
María Elena Piedra, al frente del control de la calidad, precisó que desde 2015 no solo han diversificado e incrementado las producciones, sino que recibieron una tapadora de tecnología china para la lata #10 (galón), una cámara de conservación y una cortadora de vegetales que inciden en el mejoramiento de las producciones.
“Producir alimentos no es nada trivial; requiere de mucha responsabilidad, principalmente cuando las operaciones son manuales”, reconoce la Licenciada en Ciencias de los Alimentos. Mas, cuando el colectivo es unido y serio en su desempeño, se logran grandes cosas, aseguran Alcides Azahares y Alfredo Malagón, operadores de las magmitas de cocción.  
La Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, IMECA y la Empresa Agropecuaria de Güira de Melena, son sus principales clientes, aunque en muchos sitios de Artemisa, incluida la capital, también se benefician de los productos que elaboran en la San Miguel, muy pronto con la marca comercial Landy.
María Elena Piedra refirió que al puré de tomate y la mermelada de guayaba ya les otorgaron el Registro Sanitario, necesario para comercializarlos en todo el país, y trabajan para extenderlo a las demás producciones y en la oficialización de la marca comercial.

Más fortalecida
Orlando Pérez tiene 52 años y dirige en la CCS desde 1992. Comenzó como jefe de área, después fue administrador, y asumió la presidencia en mayo de 2012; de esta manera, ha sido uno de los protagonistas de la evolución de la cooperativa y defensor de sus logros en múltiples tribunas.
“En 1992 la cuenta sociocultural de la cooperativa ascendía a 153 pesos, y contaba con un círculo social. Nos hemos desarrollado, al punto de disponer de un área recreativa con piscina, cuatro camiones (dos arrendados y dos propios) y un par de tractores de uso colectivo con todos sus implementos.
“Tenemos dos cuentas: una sociocultural y otra de operaciones, con más de un millón de pesos. Podemos decir que el banco está en la CCS. Hoy se les presta el servicio a los asociados en la finca; se les lleva el petróleo, el fertilizante…”
Landy reconoce como algo fundamental la creación de la  organización de base de la ANAP, por el trabajo que realizan con los jóvenes, mujeres y niños, las visitas a los enfermos y las actividades para su esparcimiento.
Otro elemento destacado por el presidente alude al impacto del proyecto BASAL, materializado en tres fincas y en la minindustria. Gracias a este, dos fincas cuentan con sistemas de riego localizado y, en la tercera, del campesino Julián Leal, se realizan estudios de suelo que tributan al desarrollo de la cooperativa, enfatizó.  
La CCS produce más de 15 000 toneladas de alimentos al año, pero no basta el esfuerzo. De acuerdo con el presidente, a pesar de las limitaciones del país, si a los grandes productores les garantizan el paquete tecnológico completo, lograrán aun mayor productividad. También les afecta la falta de envases para la minindustria.

Hacia el Día del Campesino
Falta poco para el 17 de mayo, Día del Campesino y aniversario 56 de la ANAP. Los socios de la CCS arriban a la fecha con el cumplimiento de sus planes, el orgullo de construir una farmacia en la demarcación, de ayudar en la reparación de dos consultorios médicos y atender la alimentación de dos niños enfermos de cáncer, entre otras actividades de gran impacto en la comunidad.
Como saludo a la efeméride, se inauguró una casa de tradiciones campesinas, y constituyen compromisos incrementar la membresía de la Brigada Técnica Juvenil y consolidar la incorporación de las mujeres a la cooperativa.
De acuerdo con Landy, prevén inaugurar una finca escuela en la sede de la cooperativa. “En el área de uso colectivo tendremos señalizados todos los cultivos, árboles frutales y maderables de la CCS; la minindustria funciona como escuela, y abriremos un aula anexa, porque tenemos estudiantes cumpliendo sus prácticas en las especialidades vinculadas a la elaboración de alimentos”, resaltó Pérez.
La cooperativa atiende, además, dos círculos de interés: Sanidad Vegetal e Inocuidad de los Alimentos, del centro mixto Sithonh  Kommadam.
Mayo cierra una etapa emulativa que podría reconocer el trabajo de la Frank País con otra bien merecida condición de Vanguardia Nacional. Seamos realistas: la ganó. No obstante, el mayor premio se halla en el reconocimiento de la Artemisa que recibe con beneplácito sus productos, lo cual constituye un gran estímulo para mantener ese prestigio que ha sabido ganar.

La minindustria garantiza que tales cosechas no se pierdan en Güira de Melena

Producen más de 15 000 toneladas de hortalizas, granos, viandas y frutales, al año