8:00 am.
- 30/06/2014 0 comentarios | | |

Pedacito de domingo a la cubana

Convencieron los muchachos. La selección cubana ganó en la final del tercer nivel de la Liga Mundial de Voleibol, efectuada el fin de semana en Bursa, Turquía
Editor artemisadiario@cip.cu

Convencieron los muchachos. La selección cubana ganó en la final del tercer nivel de la Liga Mundial de Voleibol, efectuada el fin de semana en Bursa, Turquía.

A favor de este elenco que juega apuntalado por un joven-veterano, el capitán Rolando Cepeda, transcurrieron dos partidos en tierra ajena donde salió a relucir una excelente preparación física que soportó el desgaste físico y las presiones síquicas generadas por un desempeño por momentos agresivo y en otros dubitativo, señal de excesiva confianza o subestimación del rival, cualquiera de los dos comportamientos muy peligrosos.

El sábado los antillanos derrotaron 3-2 a un equipo de China presto para atacar posiciones cimeras en el futuro inmediato, y este domingo hubo una reedición del resultado a costa de los turcos (protestaron demasiadas decisiones arbitrales), quienes hallaron en las reclamaciones su válvula de escape, después de que los alumnos de Rodolfo Sánchez redimensionaron su labor tras haber salido 0-4 debajo en el marcador del quinto set para ganarlo 16-14. Aquella reacción pespunteó la estirpe batalladora de los vencedores, mostrada en los cuatro parciales precedentes.

Elementos favorables poseen estos ganadores, como la diana de su levantador Leandro Macías, quien de principio a fin del torneo lideró su departamento en el nivel tres. Probó habilidad para variar el juego y discernir que en los momentos claves, cuando el pizarrón muestra una cara adversa o una ventaja pírrica, hay que pasarles balones al capitán Cepeda o al auxiliar Osmany Uriarte (segundo máximo anotador con 141 puntos y subtitular en ataque, 51.30% de efectividad), los dos convertidos en los impulsores del elenco.

LA MANO PESADA DEL TRÍO

Otro aspecto aprovechado por los antillanos fue el rendimiento parejo entre el opuesto y los dos auxiliares. El zurdo Cepeda (28 puntos ayer y 24 el sábado ante China), Uriarte (22-21) y Javier Jiménez (15-25) trabajaron para más de 50 tantos en cada uno de los dos partidos, cifras que no siempre alcanza este trío medular de la artillería, con lógica preferencia para recibir pases y definir a favor del cruzado Cepeda.

Reducir la desesperación por darles término a pasajes del desafío en los que una bola viene regalada y se falla; adelantar el pensamiento para agrupar con calidad el bloqueo, aminorar los errores no forzados, e impregnar de tranquilidad el recibo (responsabilizando más al novato líbero Yonder García), son algunos de los renglones en los que han de trabajar los cubanos para dejarles más libres las manos a los responsables de la ofensiva, en especial los auxiliares, siempre fustigados por el saque de los oponentes.

SERVICIO FUERTE Y EL FLOTADO

El voleibol le ha puesto un sello novedoso a sus acciones. Antes de la eliminación del cambio de bola, el equipo poseedor del servicio tenía ventaja para anotar. Hoy, cuando dos rivales salen al tie break, en el momento de decidir cuál ejecuta el servicio y cuál lo recibe, los directores técnicos prefieren la segunda opción pues, con un acertado recibo, crecen sus posibilidades de marcar.

Una manera de contrarrestar esa ventaja a favor del que recibe el balón es atacarle con un saque fuerte, rasante, en busca de los ángulos finales del campo, para complicarle la recepción de la bola y reducirle las posibilidades de construir su ofensiva.

En el equipo Cuba no todos los voleibolistas efectúan su servicio de esa forma. Por ejemplo, cuando les corresponde el turno a Isbel Mesa o al pasador Leandro Macías, sus saques flotados resultan fáciles de responder. Esos rinden mejor si emplean para cambiar el ritmo, sorprender a los receptores opuestos con una bola dirigida hacia las zonas delanteras, como precisamente se lo hicieron los adversarios a los cubanos y en varias ocasiones tuvieron éxito.  

Aun cuando quedan detalles por amarrar, esta actuación de los nuestros satisface por su hidalguía y su capacidad de no amilanarse ante una pizarra adversa. Ahora los ganadores de este tercer nivel de la Liga Mundial regresarán para prepararse de cara al Campeonato Mundial de Polonia, del 30 de agosto al 21 de septiembre, en varias ciudades de Polonia.

RESULTADOS DE LA FINAL

Domingo: Cuba 3, China 2 (24-26, 25-19, 20-25, 25-21, 16-14) por el primer lugar y puesto 21 en la Liga; China 3, Eslovenia 1 (21-25, 39-37, 25-23, 25-19) por las posiciones 23 y 24. Sábado: Cuba 3, China 2 (27-25, 22-25, 32-34, 25-22, 15-13); Turquía 3, Eslovenia 0 (25-22, 25-21, 26-24).

Los punteros de los grupos C, D y E, pertenecientes al segundo nivel, animarán la final en Sydney, Australia, del 11 al 13 de julio, y el ganador avanzará para incluirse en el epílogo de la elite, del 16 al 20 del propio mes, en Florencia, Italia.

 

8:00 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES