7:45 am.
- 06/09/2018 1 comentario | | |

Palabras tardías, pero imprescindibles

Siempre queda algo muy superior a cualquier olvido: la bondad, el amor y la inteligencia sembrados por Enrique en el alma de decenas de niños, quienes descubrieron en el arte de su dulce Colmenita una razón para ser mejores seres humanos.
Miguel Terry Valdespino nadiemebusca@yahoo.com

Hace ya  más de un año, en el artículo titulado Dulzor y sacrificio de una colmenita, ponderé la apasionada labor de Enrique Herrera Astiazaraín al frente de La Colmenita de Guanajay.
Desgraciadamente, la vida le fue especialmente corta al promotor cultural guanajayense, y dos meses atrás vimos perderse a quien lo dio todo, absolutamente todo, a favor del arte y los seres humanos, recibiendo en muchas ocasiones el más apático apoyo de las autoridades culturales de su municipio.
Creo, sin lugar a dudas, que no haber reportado la noticia de su fallecimiento es una prueba triste de esa apatía que Enrique tanto fustigó en el artículo publicado en marzo de 2017 en este periódico.
No obstante estas manquedades, siempre queda algo muy superior a cualquier olvido: la bondad, el amor y la inteligencia sembrados por Enrique en el alma de decenas de niños, quienes descubrieron en el arte de su dulce Colmenita una razón para ser mejores seres humanos.
En ese aporte esencial está la mejor moraleja de cómo la vida siempre vence a la muerte y la apatía. En esos niños está la prueba de que Enrique Herrera Astiazaraín quedará entre nosotros durante largos años.

 Enrique Herrera mientras estuvo al frente de La Colmenita de Guanajay
Enrique Herrera mientras estuvo al frente de La Colmenita de Guanajay
7:45 am.
- 21/04/2014 1 comentario | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

Digno y Adolfo
- 5:37 pm.
1
Es gratificante ver que aún se recuerda a alguien tan especial y que hizo tanto por la cultura, Enrique nuestro buen amigo es alguien que trascenderá en el tiempo por su grandeza humana. GRACIAS por recordarlo mediante tan emotivo artículo

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES