10:30 pm.
- 01/05/2014 0 comentarios | | |

Un oficio dulce que precisa cuidados

En el territorio existen unos 30 apicultores y más de 4 770 colmenas en explotación
Yudaisis Moreno Benítez yudaisismoreno@gmail.com

Las dos de la madrugada y se disponen a montar en camiones las colmenas. La trashumancia les espera, esta vez hacia el mangle, como en noviembre a la montaña en busca de aguinaldos blancos y morados; y en enero al romerillo de costa.

Puede parecer simple; sin embargo, los protagonistas aseveran que es un oficio que demanda muchos cuidados y sacrificios, a pesar de eso les satisface cuando logran que los panales se repleten de miel, en tanto recogen también cera y propóleos.

Rubén Barrios suma 40 años entre colmenas y abejas. Heredó de su padre el oficio de apicultor, y sus hijos van por el mismo camino. Ahora es de los más destacados de la Unidad Empresarial de Base de Artemisa.

En 2012 alcanzó un rendimiento entre 45 y 48 kilogramos de miel por colmena. Como productor individual entregó casi 15 toneladas, y la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) apícola que dirige alcanzó las 23.9 toneladas.

Comercializaron la tonelada de 15 000 a 17 000 pesos en moneda nacional y unos 60 en moneda libremente convertible, por lo cual sus trabajadores reciben como salario unos mil pesos mensualmente.

De todos modos, la cooperativa aspira a superar esas cifras. La constancia es la garantía, afirma Barrios, quien asegura que tienen todos los insumos necesarios para aportar una cosecha alentadora: láminas de cera, tapas de aluminio, alambres apícolas, velos y ahumadores, entre otros.

Osbel Barrios, uno de sus hijos, se enfrenta desde pequeño a las abejas, y habla con gran reconocimiento sobre las nombradas obreras. “Son organizadas, laboran en colectivo y hacen muy bien su trabajo, aunque a las picadas uno nunca se acostumbra, pero ya se sienten familiares”.

En el territorio existen unos 30 apicultores y más de 4 770 colmenas en explotación, según precisó Rigoberto Velázquez, director de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Apícola de la provincia.

La miel de abejas tiene reconocidas propiedades: contiene calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, zinc, fósforo y potasio, casi la mitad de los aminoácidos existentes, ácidos orgánicos (ácido acético y ácido cítrico, entre otros) y vitaminas del complejo B, vitamina C, D y E, además de una variedad considerable de antioxidantes.

Se usa debido a sus propiedades antimicrobianas y antisépticas. Ayuda a cicatrizar y a prevenir infecciones en heridas o quemaduras superficiales. Es empleada en cremas, mascarillas de limpieza facial y tónicos, por sus cualidades astringentes y suavizantes.

Tales razones resultan suficientes para que los apicultores artemiseños no se detengan en la recolección de miel, y culminen un año próspero, en el cual prevén que se sumen más productores al empeño de trabajar sin tregua, no como los zánganos, sino como las abejas obreras, encargadas de las tareas inherentes al buen funcionamiento de la colmena.

10:30 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES