10:45 am.
- 10/10/2017 0 comentarios | | |

Occidente también peleó duro

Incluso en los programas de estudio de la asignatura Historia de Cuba, el papel del occidente cubano en las luchas contra el dominio colonial español es un todavía un tema poco e incorrectamente tratado, pues la región se convirtió en un foco de preocupaciones para la metrópoli.
Daniel Suárez Rodríguez daniel@artemisa.cip.cu

Cuando de la historia de nuestras guerras por la independencia de Cuba se trata, podemos decir que se ha convertido en un slogan, incluso entre los historiadores, la frase de que la Guerra de los Diez Años solo tuvo lugar en escenarios del centro y oriente del país.

Resulta muy doloroso que, hasta en los programas de estudio de la asignatura Historia de Cuba, el papel del occidente cubano en las luchas contra el dominio colonial español, sea un todavía un tema poco e incorrectamente tratado.

El mayor avance en reconocer el protagonismo de los occidentales en la Guerra del 68, alcanza a explicar la represión a que fue sometida esta parte del país por las autoridades españolas, en tanto trataban de evitar que la guerra se expandiera a estos confines.

Como ejemplos de este proceso represivo, acuden, entonces, a los sucesos del Teatro Villanueva, la masacre perpetrada por el cuerpo de voluntarios en la acera del Louvre, el fusilamiento de los ocho estudiantes de Medicina en 1871, el juicio y la prisión de Martí en las canteras de San Lázaro, el saqueo a la casa de Miguel Aldama y el destierro sufrido por centenares de compatriotas.

Se ha obviado en todo momento, y por tanto no se reconoce, qué más al oeste de La Habana también hubo insurgencia durante la Guerra de los Diez Años. No fueron pocos los focos de conspiración independentista en Vueltabajo, previos al 10 de octubre de 1868.

La región se convirtió en un foco de preocupaciones para España, al punto que el 26 de octubre fue sustituido Don Benito Pasarón y Lastra como Teniente Gobernador de Pinar del Río, y ocupó ese cargo Ezequiel Salina y del Campo, encargado de evitar el alzamiento armado de varias partidas insurgentes.

Apenas iniciada la guerra, Francisco Lersundi, Capitán General de la Isla de Cuba, tuvo que dirigir su mirada sobre territorios hoy artemiseños, como San Antonio de los Baños, donde Manuel Prieto y Armas encabezaba a un grupo de conspiradores.

Igual hubo de ocuparse del ingenio Fajardo, en Güira de Melena; de Guanajay, donde se gestaba el movimiento revolucionario liderado por Carlos Baliño y Piloto (padre de Carlos Baliño López, Patriota insigne de ese municipio), extendido hasta Consolación del Sur; de San Cristóbal, donde se organizó un movimiento libertario bajo las órdenes de Rafael del Pino Díaz, hecho prisionero en enero de 1869.

Tan solo días después, el 3 de febrero de 1869, en horas de la tarde, partió de La Habana a La Salud y de ahí hasta Soroa un grupo de 12 hombres encabezados por el Coronel Mariano Loño y el venezolano José María Aurrecoechea, para encontrarse en el mogote de Soroa, Candelaria, con la partida de Baliño y Piloto, quien no pudo sumarse al alzamiento por haberle apresado los españoles.

En este grupo se encontraba como práctico Carlos Idelfonso García Sosa, natural de Corralillo, en Bauta, que en poco tiempo se convirtió en uno de los mayores escollos que encontró el ejército español en Vueltabajo… y durante mucho fue calificado como bandido, pero en realidad no fue sino un patriota.

Hasta su muerte, en noviembre de 1875, cerca de Güines, se mantuvo sobre las armas, obligando a España a mover tras de sí a numerosas tropas a las cuales causó numerosas bajas.

Por su relevante hoja de servicios a la Patria, desde los campos insurrectos de occidente, Carlos García fue nombrado en 1871 en Estados Unidos por Francisco Vicente Aguilera como Comandante General de Vueltabajo.

Las palabras de Carlos Manuel de Céspedes, Presidente de la República en Armas, ilustran el protagonismo y el aporte occidental en la Guerra de los Diez Años: “Soldado de Occidente, conozco vuestros heroicos trabajos y los venero. Conozco la desventajosa situación en que os hallais con respecto a nuestros opresores y me prometo remediarla. Yo os envío el homenaje de mi admiración y el auxilio de mis armas.”

10:45 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES