9:00 am.
- 15/02/2017 0 comentarios | | |

Notas sobre un Festival

El Carnaval de los Barrios, prueba de la pujanza de estos en el hermoso empeño de hacer arte desde la raíz y la autenticidad, tomó las calles artemiseñas para poner el punto de sabor preciso a un evento donde la literatura, la música y el arte tuvieron cuatro días de esplendor
Miguel Terry Valdespino nadiemebusca@yahoo.com

El Festival de la Buena Honda mantuvo en movimiento a la cabecera provincial de Artemisa durante varias jornadas de la semana recién concluida. Diversas fueron las opciones culturales disfrutadas por los artemiseños.

La exposición bipersonal Desafío x 2, de los artistas Evelio Sánchez y Kender Luis Santiago e inaugurada en la galería provincial de arte Angerona, reflejó el profundo

imaginario de dos creadores con propuestas del abstraccionismo. Ambos mostraron la extraordinaria riqueza de esta expresión, ni tan fría ni tan distante a la hora de ser asimilada por los espectadores.

Asimismo, la parte bailable fue pródiga en agrupaciones habaneras, como Papucho y Manana Club, La Tabla, Ángeles, Osvaldo Montero y su grupo, y David Blanco, a las que se sumó la agrupación ariguanabense Yawar, más las diferentes propuestas del Festival de Rock.

De lúcida puede calificarse la decisión de potenciar el espacio La Rumba soy yo, esta vez con la actuación de las agrupaciones Obbaniké, de Bauta, y Obbini batá, procedente de La Habana. Al ser declarada la rumba Patrimonio de la Humanidad, no debe ausentarse jamás de nuestros escenarios.

En cambio, la falta de transporte impidió que uno de los grupos de teatro infantil más importantes del país, el ariguanabense Los Cuenteros, hiciera las delicias de los niños. No obstante, ahí estuvieron para dar una nota alta el grupo artemiseño Máscaras de Luna y el Circo Nacional de Cuba.

La literatura y los escritores tampoco pasaron desapercibidos. La presentación del libro El adivino de Oduduwa, del escritor sancristobalense Pedro Fonte, reveló la extraordinaria riqueza espiritual del continente africano y de los dioses y mitos de ese continente, que forman parte de lo más auténtico de la cultura cubana.

Para complementar esta presentación, se desarrolló el espacio Roble de Olor, con invitados como el grupo marieleño Espacio Abierto, dirigido por el trovador Ernesto Fregel, al que se sumaron los autores capitalinos Dulce María Sotolongo e Ismael González y los artemiseños Mireisy García, Sucet Vázquez, Oscar Rodríguez y Cecilia Valdés.

Haber vuelto a disfrutar de filmes como Roble de Olor, de Rigoberto López, y La cosa humana, de Gerardo Chijona, refrescó la historia de un sitio especialmente significativo a la hora de entender la identidad artemiseña y, en el caso del segundo, reiteró en la pantalla grande la versión cinematográfica de uno de los muchos relatos del escritor y guionista caimitense Francisco García González.

Por encontrarse los escritores, de modo mayoritario, en los predios de la Feria del Libro en La Cabaña, la Dirección Provincial de Cultura decidió postergar hasta la próxima Feria del Libro en Artemisa, en abril, la entrega de reconocimientos a los artistas y escritores de la provincia con una obra relevante a lo largo del pasado año.

Finalmente, el Carnaval de los Barrios, prueba de la pujanza de estos en el hermoso empeño de hacer arte desde la raíz y la autenticidad, tomó las calles artemiseñas para poner el punto de sabor preciso a un evento donde la literatura, la música y el arte tuvieron cuatro días a todo lo largo de la soga.

Carnaval de los Barrios / Foto: Humberto Lister
Carnaval de los Barrios / Foto: Humberto Lister
9:00 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES