9:30 pm.
- 16/10/2017 0 comentarios | | |

Para no botar el televisor: Taller de TRD

Servicios de garantía y postgarantía pertenecientes a la cadena de tiendas (TRD) pueden encontrarse en Guanajay, provincia de Artemisa, junto a la venta de valiosos componentes que permiten alargar la vida útil de los electrodomésticos.
María Caridad Guindo Gutiérrez mguindogutierrez@gmail.com

A equipos rotos les encuentran rápidas soluciones en el Taller de garantía y postgarantía de la división de TRD en Artemisa, emplazado en Guanajay desde enero de 2016.

Un total de siete técnicos atienden las labores de reparación, tres de ellos en la línea marrona, encargada de televisores, ventiladores, ollas arroceras y reinas, reproductores de música, cajas decodificadoras y DVD; otros tres en la línea blanca, la cual agrupa refrigeradores, freezers, aires acondicionados, bombas de agua, y uno al frente de los servicios de postgarantía.

Juan Tomás López, jefe del taller, refiere que antes pertenecían a la Empresa de Servicios Técnicos de La Habana, y radicaban en la capital, pero desde su ubicación en la Villa Blanca responden a las necesidades de los clientes del territorio, quienes acuden a diversas unidades comerciales a dejar sus electrodomésticos.

“Estas son Variedades en Bahía Honda; Arcoíris en Candelaria; en San Cristóbal, El Radar; Casa Sierra en Artemisa, La pequeña, de Bauta; y As de Oro y Palacio de Cristal pertenecientes a San Antonio y Güira de Melena, respectivamente”.

Cada una de las localidades tiene días específicos de atención, y en el caso de los municipios donde no radiquen establecimientos para ese fin, pueden dirigirse a los más próximos o al taller provincial. Así sucede con Caimito, Alquízar y Mariel.

“Nuestros trabajadores no solo defectan los equipos con dificultades, además deben realizar un levantamiento de la llamada merma de origen, o aparatos que desde su arribo a la tienda presentan problemas: falta de accesorios, daño estético, entre otros”.

Todos los de línea blanca pueden atenderse a domicilio. De acuerdo con López, el procedimiento establece 30 días hábiles para solucionar la avería o dar respuesta.

En los primeros siete días tras la compra, el usuario está en el derecho de regresar a la tienda y solicitar la devolución del dinero en efectivo si se siente inconforme con el funcionamiento del equipo, o este no cumple sus expectativas.

Tal operación solo resulta válida siempre que mantenga el valor comercial. Sobre el tema, el jefe del taller puntualiza que ellos jamás devuelven dinero ni sustituyen el electrodoméstico. “Ante la ausencia de piezas, documentamos la baja, que igualmente se le atribuye a roturas continuas”.

Una segunda vida

Desde enero hasta septiembre del presente año han atendido 3 520 órdenes, de ellas 3 379, el 96 por ciento encontró arreglo. “Aquellos sin salida van a parar a la tienda Los Tres Kilos, de Güira, acompañados de su correspondiente rebaja de precio”.

En abril comenzaron a brindar postgarantía con el cobro de mano de obra y piezas en divisas. Y entre lo más novedoso sobresale la comercialización a partir de mayo de componentes de batidoras, controles remotos, microwave, lavadoras… Muchos de estos se encontraban en lento movimiento u ociosos.

Denix Bárzaga, jefe de la Unidad Básica de Servicios Técnicos, explicó que la actividad obedece al interés en el país de liberar inventarios y oxigenar la economía “trabada” en almacenes.

Una de las clientes, Odalys Castellanos, reconoce como fortaleza la venta de piezas y accesorios, pondera la posibilidad de reportar la avería por teléfono y halaga la calidad del servicio recibido.

Las nuevas ventas benefician a trabajadores por cuenta propia, pues allí garantizan la procedencia de las piezas y los técnicos suelen recomendar acerca de la efectividad de las mismas.

Lo más preocupante resulta el déficit de transporte que entorpece el traslado hasta los hogares en la modalidad de arreglo a domicilio, aunque buscan siempre diversas alternativas.

Bárzaga subrayó entre las potencialidades del taller, la virtud de contar con técnicos bien preparados, en su mayoría jóvenes. “Les facilitamos información sobre marcas y productos a través de la computadora, así como las variantes de cursos y eventos de capacitación periódicamente”.

Graduado del pre-politécnico Manuel Ascunce, de Artemisa, Rolando González tiene 22 años y es mecánico de postgarantía. Sin abandonar sus labores, dialogó con nuestro equipo. “Tengo mejores condiciones de trabajo, lo cual me permite arreglar todo en el día. Recibo muchos ventiladores y lavadoras afectados por la rotura del motor, pero por lo general encuentran respuesta”.

Después de la reparación en dicha modalidad, existe un beneficio adicional de 30 días. Los precios de todos los servicios son en cuc; esta es quizá una de las mayores inconformidades teniendo en cuenta lo elevado de su costo inicial para el bolsillo común.

Sin embargo, constituyen ofertas necesarias ante la rotura de cualquier equipo. Más cerca del cliente y de su inquietud, el taller de TRD en Guanajay beneficia a los artemiseños, y propone alternativas para rescatar del olvido o de la basura tantos artefactos necesarios en nuestra vida cotidiana.

9:30 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES