9:15 am.
- 18/04/2017 1 comentario | | |

“Mis pocas energías quiero dedicarlas a escribir”

A sus 84 años, Daniel Chavarría tiene aún historias para contar y ardientes deseos de plasmarlas en papel
María Caridad Guindo Gutiérrez mguindogutierrez@gmail.com

La vigésimosexta edición de la Feria Internacional del Libro en su periplo por Artemisa se vistió de largo al recibir en la Sala de Presentaciones Rubén Martínez Villena al Premio Nacional de Literatura Daniel Chavarría, un escritor cubano nacido en Uruguay, como se autodenomina.
En un panel sobre su obra, bajo la conducción de Sergio Acevedo, el poeta y ensayista Raydel Araoz leyó algunas consideraciones sobre El ojo de Cibeles, libro que no solo “rompió con la imagen que yo me había hecho de aquel autor, sino también con lo que había leído del policiaco cubano”.
El ojo dyndimenio, tal como se le conoció al principio, vino a establecer, de acuerdo con Araoz, una triple alianza entre la novela policiaca, cortesana e histórica, y rescata la experiencia de la novela romántica.
A juicio de Antonio Armenteros, ensayista y ganador del premio de La Gaceta de Cuba, en los años 70 el policiaco tuvo ascenso entre las publicaciones en Cuba, en cambio Joy le reveló características desconocidas en el género.
“La literatura cubana era muy isleña, pero esa especie de universalidad que había en la novela, es un rasgo común en toda su obra. También Completo Camagüey y Primero Muerto, ambos en coautoría con Justo Vasco, nos abrieron un horizonte desconocido a nosotros, los jóvenes de entonces”.
Con la jocosidad que le caracteriza, y acompañado por su esposa Hilda Sosa, el autor de El rojo en la pluma del loro confesó que a sus 84 años, y teniendo en cuenta sus padecimientos de la cervical, “mis pocas energías quiero dedicarlas a escribir.
“En este país me han homenajeado con el máximo galardón que se le puede conceder a un escribidor: el Premio Nacional de Literatura; he recibido galardones internacionales, por lo cual me siento satisfecho”.
Por lo general, declina cualquier invitación a abandonar la comodidad de su hogar, pero “al entrar a la ciudad y ver la imagen de los 17 mártires no pude evitar una lágrima. Siempre me ha conmovido esa historia y pensar que Artemisa, tan lejos del Moncada, haya podido contribuir tanto a esa proeza. Eso me hizo doblegarme y decidí venir”.
Manifestó además su satisfacción al conocer que es muy difícil abandonar un libro suyo y el privilegio de ser considerado el lector más robado en las bibliotecas públicas cubanas.
Durante un intercambio de preguntas y comentarios por parte de los asistentes, Chavarría reveló algunas de sus rutinas diarias, las motivaciones para escribir, su retroalimentación con la nueva trova, el empeño en tocar de forma amena temas políticos, porque en definitiva, como le comentó uno de los lectores, su mejor obra es su propia vida.
 

9:15 am.
- 21/04/2014 1 comentario | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

Alberto
- 04/22/2017 - 14:01
1
Que alegria es sentir que el gran Chavarria sienta admiración por nuestra Artemisa, otro motivo de orgullo territorial, un saludo y abrazo grande para todos los colegas de el artemiseño.

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES