9:00 am.
- 06/06/2014 0 comentarios | | |

Minint se escribe con Historia

“La guardia revolucionaria no se descuidará jamás. La historia enseña con demasiada elocuencia que los que incumplen este principio no sobreviven al error”. Fidel
Miguel Terry Valdespino nadiemebusca@yahoo.com

Programas televisivos como Sector 40 y Móvil 8, y más recientemente los dominicales Día y noche y Tras la huella, seriales como En silencio ha tenido que ser, Julito el Pescador y Su propia guerra, películas como El hombre de Maisinicú, novelas como Y si muero mañana, y testimonios como Todo es un secreto hasta un día, se encargaron de animar extraordinariamente la popularidad de esas ramas del Ministerio del Interior (Minint) dedicadas a la lucha de la Revolución Cubana contra la agresión extranjera, proveniente en buena medida de Estados Unidos, y a la lucha contra la llamada “delincuencia común”, lacra de imprescindible contención en cualquier sociedad civilizada.

De ahí que personajes reales como Alberto Delgado, el “agente contrarrevolucionario” que en las montañas del Escambray sería letal para las bandas criminales de Maro Borges y Julio Emilio Carretero, pasaran al imaginario popular con una fuerza extraordinaria, como más tarde sucedió con David, suma de decenas de agentes que por más de medio siglo penetraron organizaciones de la CIA tan inescrupulosas y beligerantes como La Rosa Blanca y Alpha 66, y detuvieron a tiempo una cifra de crímenes, sabotajes y atentados escalofriantes.

Y no es para menos: a lo largo de 55 años, desde el 1 de enero de 1959, en condiciones especialmente adversas ante un enemigo mil veces más poderoso, Cuba debió preparar su propio modo de defenderse al penetrar, a riesgo de la vida de sus hijos más abnegados, decenas de grupos y organizaciones de corte terrorista, no solo de palabra, sino de acción directa y constante contra los más diversos puntos de Cuba, en los cuales mutilaron y segaron vidas valiosas amparados en la protección y el suministro logísticos de varias administraciones norteamericanas.

Esta tarea no es obra concluida, sino al pie del cañón, pues nada parece remitir a una tregua entre aquellos convidados de piedra que aún sueñan con el exterminio de la Revolución. Los sangrientos atentados acontecidos en varios hoteles cubanos en fecha no muy distante, con un grupo de terroristas nacionales y salvadoreños implicados en el asunto, y la captura reciente de algunos de estos sicarios en Cuba, con una clara estrategia terrorista, vuelven a repetir la importancia de no desmovilizarse nunca ante esta guerra económica y política de Estados Unidos. 

Pero la obra del Minint supera con creces esta vertiente y la de la lucha contra el delito y la ilegalidad mediante la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), ruptura total con las anteriores instituciones de este tipo, que sirvieron a la corrupción, la tortura y el crimen.

Por eso, cuando se habla de esta institución, es imprescindible resaltar la obra de sus bomberos, tropas guardafronteras, personal de emigración y de tránsito…, entregados todos a mantener un país donde reine el orden y la paz, un verdadero milagro dentro de este mundo en que la violencia, la corrupción, las armas de fuego, el terrorismo… están, como dirían de las novelas policiacas de Dashiell Hammett, “plantadas en el medio de la calle”.

Para que tales calamidades humanas, y de la naturaleza, no ceben sus tábanos en el pueblo de Cuba, ahí están esos hombres y mujeres que hoy 6 de junio festejan su  aniversario 53. ¡Enhorabuena entonces a todos sus combatientes!

9:00 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES