Marzo 11, 2019 - 5:15pm
- 11/03/2019 0 comentarios | | |

Por más calidad en los servicios

Bajo el principio de responsabilidad ineludible con el saldo positivo y negativo de la gestión empresarial, el artemiseño dialogó con el director del GEA acerca de retos de su estructura en 2019
María Caridad Guindo Gutiérrez mguindogutierrez@gmail.com

Con una composición heterogénea y rodeado de importantes retos en cuanto a su funcionamiento, concluyó 2018 el Grupo Empresarial Artemisa (GEA). Catorce entidades de subordinación local lo componen, la mayoría vinculada a los servicios a la población. Y, aunque el control sobre tantas empresas pudiera parecer un problema, no es el mayor, asegura Rodolfo Betancourt, director general de este Organismo Superior de Dirección.

“El desafío más importante radica en garantizar la calidad de esos servi­cios, que no depende en su totalidad de la voluntad de los directivos. La afectan también la disponibilidad de recursos o materias primas; mas, lo anterior no excluye deficiencias en la organización y la eficacia. Casi siempre buscamos el culpable fuera de nuestro entorno, y en eso fallamos”.

Bajo el principio de responsabilidad ineludible con el saldo positivo y negativo de la gestión empresarial, el artemiseño dialogó con el director del GEA acerca de retos de su estructura en 2019.

¿Qué utilidad ha tenido el Grupo, más allá de fusionar empresas?

“Se percibe mayor unidad y cooperación en aras de solucionar los inconvenientes que se manifiestan a diario. Eso antes resultaba imposible, debido a la mentalidad de sub­ordinación y dependencia de un sistema presupuestado, en el cual esperaban que se les dijera qué hacer y cómo hacerlo.

“Esos conceptos cambiaron. Son autofinanciadas y existe conciencia de que los resultados económicos depen­den de la productividad e inteligencia colectiva, incluyendo el salario de los tra­bajadores. Aunque avanzamos, persisten incomprensiones, pues no todas las enti­dades evolucionan de la misma forma”.

En cuanto a los servicios, ¿dónde están las mayores dificultades?

“Quienes abogan por el regreso al sector presupuestado de Comunales, la vetan de su desarrollo, un tema pen­diente toda vez que no fue diseñada solo para la recogida de desechos sólidos.

“No han revitalizado la jardinería, las fincas de flores, los viveros de plan­tas ornamentales, ni comercializan suficientes arreglos florales para diver­sos propósitos. Tampoco producen abono orgánico, ni potencian el reciclaje de materias primas.

“Falta de directivos y supervisión, sensibilidad humana y compromiso social, se amalgaman con la indisciplina de ciertos artemiseños.

“Apenas contamos con siete carros para servicios fúnebres en el territorio, y cinco carros colectores distribuidos a razón de uno para cada localidad: Bauta, Mariel y San Cristóbal, en tanto coloca­mos dos en Artemisa.

“La ciudad capital también se benefició del montaje de más de 170 contenedores plásticos para la recogida de dese­chos en 2018, y hoy el 30% está roto. Lo mismo les roban las ruedas que les echan escombros. Requerimos de mayor enfrentamiento a vandalismos por parte de organizaciones y organismos. La dis­ciplina hay que imponerla sobre la base de medidas severas, y no mendigarla.

“Debemos crear en cada consejo popu­lar un lugar adecuado para el tratamiento de relleno manual sanitario, porque el carretonero no tiene donde depositar la basura, una cuestión de gran impacto en la higiene ambiental y de las personas.

“Igualmente, los servicios necro­lógicos distan de lo necesario ante una situación tan difícil para las familias. Si en un lugar deberíamos lograr la impres­cindible exquisitez es en las funerarias y los cementerios. La Empresa tiene la responsabilidad de comprometer a sus trabajadores y de estrechar el control sobre tan delicados procederes.

“Asimismo, buscamos retomar la construcción del crematorio de res­tos óseos en el cementerio de Artemisa. Allí se violaron regulaciones del Citma y propias del proyecto, pero intenta­mos obtener el financiamiento a fin de ampliar la capacidad de enterramiento.

“Mantener la limpieza y el orden en estos lugares, así como procurar un trato cada día más respetuoso a los dolientes, constituyen propósitos cardinales en 2019”.

De la fachada a la excelencia

La Empresa de Comercio y Gastrono­mía de Artemisa figura entre las pocas cumplidoras del plan de circulación mer­cantil en el país. Al concluir el pasado año, había remozado un grupo de unida­des comerciales en la provincia, al tiempo que dotó de nuevos equipos e insumos al Sistema de Atención a la Familia, entre otros resultados satisfactorios.

Sin embargo, “perfeccionar la aten­ción al cliente, alcanzar la inocuidad de los alimentos, y lograr la cultura del detalle de administradores y depen­dientes, resultan de los mayores desafíos en el comercio minorista.

“Urge resolver, de igual manera, la cadena de impagos, provocada por la falta de personal contable, la incorrecta capta­ción de la demanda para elaborar el plan, el incumplimiento de los contratos y la falta de conciliación del subsidio de la canasta básica por parte de Comercio con su proveedor: la Empresa Mayorista de Alimentos.

“La de Producciones Alimentarias y Artículos Varios padece obsolescen­cia tecnológica y falta de transporte, si hablamos de garantizar la higiene indis­pensable; mas, ha consolidado su trabajo.

“En Transporte la entrada de ómni­bus Diana permitió mejorar el traslado de pasajeros, pero el déficit de piezas de repuesto impide sostener estos vehícu­los y todavía la demanda sobrepasa con creces la oferta”.

Por otra parte, “creamos a mediados de 2018 la de Alojamiento y Recreación, con 22 unidades, en su mayoría aquejadas de deterioro. Se cuenta entre las grandes satisfacciones del año anterior el rescate de Los Caballitos. Recuperamos el Cam­poamor, continúa el funcionamiento de Los Laureles, y tenemos deudas en Villa Victoria, el Parque Ariguanabo, la Casona del Lincoln, los tráileres de Herradura, el balneario del territorio, por mencionar algunas.

“Áreas Públicas Mariel es otra de las noveles, muy ligada al futuro. En esta han de potenciarse la inteligencia y el buen gusto; mientras, Mantenimiento Constructivo ha de incrementar la producción de materiales de la construcción, aún cuando tienen poca fuerza de trabajo calificada.

“La Comercializadora del Libro será una empresa gráfica dotada de perspecti­vas de desarrollo gracias a la voluntad de sus trabajadores, pese a los pocos recursos materiales; Farmacias y ópticas alcanza estabilidad y se propone incrementar la producción de medicamentos de fuentes naturales; y la de Servicios Legales incide en la asesoría jurídica a entidades y coo­perativas, no obstante; abogamos porque preste servicios a personas naturales.

“En 2018 se aprobó la ampliación del objeto social de la Empresa del Arqui­tecto de la Comunidad, y hoy colaboran en la rehabilitación de escuelas, hospi­tales y unidades gastronómicas.

“Seguridad y Protección tampoco satisface las expectativas de sus clien­tes, sin suficiente personal y medios: alarmas, cámaras; en cambio, avanzan en la organización de la fuerza, al igual que Mantenimiento Vial, sin pérdidas financieras, pero llamada a despegar en sus acciones”.

Por último, Operaciones Logísticas, cuestionamientos aparte, “la considero una buena experiencia en cuanto a la distribución de recursos, aun cuando no posee vehículos suficientes para ese fin”.

En apretada síntesis, una mirada a las 14 empresas del GEA permite a su director proyectar un alto compromiso de todos en la excelencia y lucidez de cuanto se ofrece a la población. Nin­gún esfuerzo valdrá la pena si no viene acompañado del agrado social, así lo entiende Rodolfo Betancourt.

Marzo 11, 2019 - 5:15pm
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES