8:00 am.
- 19/02/2015 0 comentarios | | |

Mariana Grajales, manos para acariciar a quien le habla de la patria

El pasado viernes 13 se efectuó un evento de historiadores en la casa del ALBA, con el panel: Homenaje a Mariana Grajales por el bicentenario de su natalicio. Este fue el texto que envió a ese debate Jorge Risquet Valdés.
Editor artemisadiario@cip.cu
 
 

El pasado viernes 13 se efectuó un evento de historiadores en la casa del ALBA, con el panel: Homenaje a Mariana Grajales por el bicentenario de su natalicio. Este fue el texto que envió a ese debate Jorge Risquet Valdés.

Estimadas compañeras y compañeros:

Como ustedes conocen a partir del 17 de diciembre pasado, la guerra que nos impuso desde hace más de medio siglo, el poderoso vecino del Norte adquiere un nuevo carácter. Se trata del más grande desafío en términos ideológico y cultural en el actual siglo XXI.

Hoy como nunca se impone retomar las fuerzas heredadas de nuestros ancestros y de los padres fundadores de nuestra nacionalidad, acudir al pensamiento y al patriotismo de hombres como Céspedes, Agramonte, Martí y Maceo.

Ante este nuevo escenario, la figura más excelsa de las mujeres cubanas, la Madre de la Patria, Mariana Grajales, constituye sin lugar a dudas uno de los más arraigados paradigmas que podemos invocar a la hora de trasmitirle valores a las nuevas generaciones.

No olvido que muchos de nuestra generación nos formamos e hicimos mejores revolucionarios a partir de las enseñanzas que de la historia de Cuba recibimos en las escuelas donde se destacaba a Marina Grajales, aquella mujer la que al decir de Martí. “¿No fue sangrándole los pies, por aquellas vereda detrás de la camilla de su hijo moribundo, hecha de ramas de árbol? ¡Y si alguno temblaba, cuando iba a venirle al frente el enemigo de su país, veía a la madre de Maceo con su pañuelo a la cabeza, y se le acaba el temblor?”

A la muerte de Mariana, el Apóstol expresa:

“Patria en la corona que deja en la tumba de Mariana Maceo, pone una palabra –Madre!”

Es decir, la Madre de la Patria la que siendo una anciana “tenía manos de niña para acariciar a quien le habla de la patria”.

Queridos compañeros: hoy más que nunca, alcanza mayor relevancia la fuerza histórica, patriótica e ideológica de los símbolos.

Hagamos del símbolo de la Madre de la Patria una poderosa fuerza de combate justo en el bicentenario de su nacimiento.

Los felicito por tan oportuno panel en estos tiempos de tormenta.

Jorge Risquet Valdés.

Mariana Grajales

Tuvo trece hijos. Los primeros cuatro fueron fruto de su matrimonio con Fructuoso Regüeiferos y los otros nueve de su unión con Marcos Maceo, padre del Titán de Bronce. De ella dijo el Apóstol José Martí al ver como se lanzaba, esquivando balas, al campo de batalla a rescatar a su hijo Antonio gravemente herido por el fuego del enemigo “Fáciles son los héroes con tales mujeres”. La Madre de la Patria,como asi se le ha denominado nació en Santiago de Cuba de padres domicanos y falleció en Kingston el 27 de noviembre de 1893. En mayo de 1878, al finalizar la Guerra de los Diez Años y firmarse el Pacto del Zanjón, Antonio Maceo y su familia recibieron un indulto y se exiliaron en la vecina isla de Jamaica.

Allí paso sus últimos años Mariana Grajales, quien nunca más volvería a ver a Cuba.

Su cuerpo fue devuelto a su ciudad natal en Santiago de Cuba y sepultado en el Cementerio Santa Ifigenia el 24 de Abril de 1923.

 


 
8:00 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES