11:00 am.
- 15/05/2014 0 comentarios | | |

Inventiva e ingenio para construir el futuro

La huella de Félix Rojas en la fábrica de cemento de Mariel muestra la validez de la labor de la ANIR
Susana Alfonso Tamayo susanaat1989@gmail.com

Creatividad, iniciativa y perseverancia son algunas de las competencias que Félix Rojas inculca a las nuevas generaciones de ingenieros, características que han acompañado su quehacer desde que, hace 24 años, iniciara su labor en la Fábrica de Cemento René Arcay, en Mariel.

Desde 1990 hasta la fecha, Rojas ha desempeñado diferentes funciones: instrumentista de las instalaciones de molienda y crudo, electro-instrumentista en la zona de trituración y secado y jefe de taller. Hoy funge como supervisor eléctrico, al frente del Departamento de Electro-automática de Cementos Curazao.

Asimismo, presidió las Brigadas Técnicas Juveniles (BTJ) en su centro durante varios años y, por resultados sobresalientes, recibió en 1994 el sello Forjadores del Futuro, otorgado por el Comité Nacional de la UJC.

Con un significativo patrimonio de conocimientos y experiencia, participa en la planificación y ejecución de proyectos, el mantenimiento de la planta, la búsqueda de propuestas para mejorar los equipos y sistemas, y la capacitación del personal. Esta última tarea la disfruta al máximo.

“He sido tutor de estudiantes en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría (ISPJAE) y de la mayoría de los ingenieros que han entrado en esta área en los últimos tiempos”, afirma el también profesor del Centro Universitario de Mariel por siete años, y agrega: “Me gusta impartir clases, prepararlos para el futuro, darles tareas e imponerles retos”.

Además, destaca la necesidad de desarrollar la autonomía y el hábito de estudio en los más jóvenes, y explotar sus potencialidades. Por eso, continuamente les brinda la oportunidad de participar en la solución de problemas y asumir roles protagónicos en los proyectos desplegados.

Pero los aportes de Rojas no se remiten solo a estas esferas, sino que, igualmente como miembro de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (ANIR), ha contribuido con el mejor funcionamiento de la planta y la economía del país.

En 1990 se insertó en el Comité de Innovadores y Racionalizadores (CIR) de Automática, y en el 94 fue electo presidente del Buró de Innovadores y Racionalizadores (BIR) de la Empresa Mixta; en ese período lo seleccionaron Vanguardia Nacional de la ANIR.

En la actualidad realizan innovaciones en equipos, sistemas y dispositivos, “consistentes en racionalizar, optimizar, modernizar e introducir nuevas tecnologías, sin medios de capacitación ni asistencia técnica extranjera”.

De acuerdo con Rojas, el proyecto más relevante fue la automatización de la instalación de molienda de cemento, entre octubre y noviembre de 2013, con un efecto económico superior a los 200 000 dólares.

“Este tipo de trabajo se contrataba a una firma extranjera, con elevados costos en ingeniería y desarrollo. El proyecto se ejecutó totalmente por personal de la fábrica, lo cual tiene la ventaja de que cada participante se queda con el conocimiento necesario”. La tecnología anterior databa de los años ’70; era obsoleta moral y técnicamente.

“No contábamos con repuestos, por tanto ocurrían fallos que incidían en la producción. El nuevo sistema garantiza una alta confiabilidad de la regulación del proceso, las protecciones eléctricas y la disponibilidad del equipamiento, y sus opciones de diagnóstico permiten disminuir los imprevistos y acceder de forma directa y precisa a la información en caso de un evento. A la par, reduce los consumos energéticos y de la fuerza de trabajo”.

La huella de Félix Rojas en la fábrica de cemento de Mariel muestra la validez de la labor de la ANIR en todas las esferas de nuestra sociedad. “Ni aun en una empresa mixta como esta, la innovación deja de existir, pues en cualquier industria es imprescindible la mejora continua”.

11:00 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES