3:15 pm.
- 23/04/2014 1 comentario | | |

Huella china en Mariel

Descubren evidencias de un cementerio chino en territorio marieleño
Susana Alfonso Tamayo susanaat1989@gmail.com

Corría el año 2011 cuando, muy cerca de donde hoy se extienden las obras del puerto de Mariel, un grupo de amantes de la Historia descubrió evidencias de un cementerio chino, en el terreno en el que siglos atrás aborígenes de la región tenían su asentamiento.

“Había pasado mucho tiempo sin que el sitio fuera visitado. Al comenzar el proyecto con el puerto de Mariel, nos dirigimos hacia allá con la finalidad de salvaguardar los bienes patrimoniales. Como fruto del proceso de evaluación, nos adentramos en el estudio del cementerio”, rememora Edel Mayol Bersach, historiador del municipio.

Desde ese momento comenzó la búsqueda bibliográfica y el trabajo de campo. Hasta la fecha se han localizado alrededor de una docena de bóvedas, en un área de 11 por 30 metros, extensión del cementerio.

Sumergidos en la historia

Mayol comenta sobre la aparición de la necrópolis que, “a mediados del siglo XIX, había surgido una estación de cuarentena, en la bahía de Mariel, y relacionado con este lazareto se creó un cementerio en la zona.

“Cuando los buques cargados de los llamados colonos asiáticos llegaban a la ensenada, los trasladaban en botes hacia la barraca, donde pasaban la etapa de cuarentena, y fumigaban el buque. Luego eran devueltos a la embarcación para ser subastados en La Habana.

“Debido a las pésimas condiciones higiénicas en que eran trasladadas y en que permanecían en la estación de cuarentena esas personas, así como su mala alimentación, muchas enfermaban durante la travesía o morían en Cuba. De ahí la necesidad de crear un cementerio”.

¿Solamente de chinos?

A causa de la apertura de la inmigración china, como respuesta a la abolición de la esclavitud, casi todos los que entraron al lazareto de Mariel provenían de esa nación asiática.

“Calculamos que alrededor de 29 mil hayan pasado cuarentena en este lugar, gran parte de origen oriental. De hecho, la estación y el cementerio estuvieron divididos entre católicos y chinos”

“En el siglo XX, cuando el puerto de Mariel ya no constituía un destino ampliamente usado, porque había surgido el de Tiscornia, el lazareto se convierte en un hospital para adictos a las drogas, habilitado alrededor de 1926. En el exterior fue creado un cementerio para quienes no lograban recuperarse”.

El hallazgo estudiado por el historiador marieleño corresponde al cementerio establecido en el siglo XX, creado muy cerca del anterior y que quizás empleó parte de este.

“Las tumbas encontradas están compuestas por falsas bóvedas, hechas de cemento, la mayoría profanadas. Se conservan inscripciones en chino en los bordes. Además, vimos un conjunto de elementos que suponemos son tumbas, el piso donde pudo residir una capilla y evidencias de un embarcadero, elementos que podrían pertenecer al cementerio del siglo XIX”, declara.

De expectativas y empeños

Entre el 2 y el 14 de diciembre de 2013, los participantes en el Taller de Arqueología celebrado en Mariel profundizaron en el trabajo de campo. Sin embargo, aún queda bastante por hacer.

“Queremos mejorar las condiciones del terreno para continuar laborando; para eso necesitamos ayuda material. También deseamos repetir la campaña para encontrar el cementerio del siglo XIX”, comenta Mayol.

Sobre la trascendencia de alcanzar esa meta, expone: “Panamá, Perú y Cuba constituyeron los destinos claves de la migración del país asiático a Latinoamérica; en todos existen cementerios chinos, pero en la primera de estas naciones radica el más antiguo conservado, de 1883. Queremos demostrar la existencia de un enterramiento decimonónico aquí”. No obstante, la tarea parece tornarse muy difícil.

“Hasta ahora solo hemos localizado un muro, construido cerca de 1865, para aislar el lazareto del resto de la zona. No hemos visto las osamentas, ni los muros que definían los límites del cementerio o los que lo dividían a la mitad, entre católicos y chinos. Tampoco encontraremos cruces, pues en el caso de los culíes no eran católicos, ni bóvedas, pues para entonces el cemento no había llegado a Cuba”.

Más allá de las expectativas por cumplir, el camino andado resulta placentero para quienes se han enamorado de un proyecto tan interesante, un hallazgo que ya deja su huella en la historia de Mariel.

3:15 pm.
- 21/04/2014 1 comentario | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

roberto
- 01/25/2017 - 07:41
1
lo mas probable es que la embajada china los ayude si ustedes se acercan a ellos y la solicitan.es una idea,suerte

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES