1:45 pm.
- 04/08/2017 0 comentarios | | |

Un hombre de virtudes superlativas

Multiplicar el pensamiento de Pedro no es una tarea fácil. Cuando la mente de muchos agricultores sea como la de él, tendremos una sociedad con mejor comercio, más contenta y con precios más parecidos a los salarios de los trabajadores.
Sailys Uria López sai.uria0322@gmail.com

Con sombrero, mangas largas y tomates en mano nos recibe Pedro en el medio del surco. El Sol fuerte de la tarde no le impide recoger tomates junto a sus trabajadores, a quienes considera parte de la familia.
Abandonó los estudios de Física “pura” en la Universidad de La Habana. Se graduó de técnico medio de la Salud. Con la premisa “el secreto de cada hombre es descubrirse en lo que es bueno”, decidió ser como su padre. Pedro siempre supo que lo de él era la tierra.
Consciente de que el día que los hombres nacen asumen un compromiso con la sociedad, Pedro es uno de los agricultores artemiseños con mejores resultados de trabajo.
La CCS guanajayense José Francisco Costa Velázquez, a la cual pertenece, debía producir 27 toneladas de frijol colorado. Pedro García Marchante, de forma muy risueña y hasta orgulloso de sí mismo, cree haber cumplido el plan, pues aportó unas 40 de frijol colorado (casi el 73% de su producción total) al plan de sustitución de importaciones.
Esta cantidad representa un ahorro al país de 23 408 dólares por este concepto, según los precios del mercado mundial tomados de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).
Reconoce que quizás el secreto está en armar un colectivo de trabajo unido, donde las cuestiones morales estén por encima de las razones económicas en cada siembra. Quizás por eso, donaron cinco quintales de tomates a hospitales, casas de abuelos y hogares maternos, sin importar que en esta época aumenta el costo de producción de la hortaliza.
Con 23 años de experiencia en el trabajo de la tierra, Pedro no piensa parar. Ya se dispone a entregar en septiembre más de 30 toneladas de maíz, también para sustituir importaciones.  
Como guajiro natural que es, habla de lo bueno y de lo no tan bueno. Le gusta resaltar lo bien hecho. Reconoce a AZCUBA y el apoyo con los fertilizantes y el combustible que le facilitan. Asimismo, nos cuenta sobre la espera, el retraso e impago de algunas instituciones que le compran sus mercancías.
No obstante, eso no logra amilanarlo. Nunca se compromete con algo que no pueda cumplir y rehúye de las justificaciones triviales. Pareciera increíble escucharle decir: “el pueblo no puede seguir lidiando con los altos precios de oferta y demanda”. ¡Lo dice un agricultor!
Multiplicar el pensamiento de Pedro no es una tarea fácil. Cuando la mente de muchos agricultores sea como la de él, tendremos una sociedad con mejor comercio, más contenta y con precios más parecidos a los salarios de los trabajadores.
Ver el ejemplo de Pedro te puede hacer sentir una muy pequeña parte de este país, en tanto te llena de un orgullo particular que tan cerca, en Guanajay, haya hombres de ese calibre. Pero escuchar sus palabras me deja claro que en el mundo todavía hay gente de virtudes superlativas.
 

1:45 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES