1:30 pm.
- 07/10/2017 0 comentarios | | |

Güira también sufrió el horror

Han pasado 41 años y la herida sigue abierta. El artemiseño Jorge de la Nuez, de Güira de Melena y líder del Partido en el sector de la pesca, fue una de las víctimas del criminal sabotaje a un avión cubano frente a las costas de Barbados.
WENDY GARCÍA MARQUETTI wgarciam@fcom.uh.cu

Es imposible saber cada cosa acerca de alguien; sobre todo de Jorge de la Nuez, un hombre que hizo tanto por su tierra antes de morir a los 37 años en la voladura de la aeronave de Cubana de Aviación frente a las costas de Barbados.

Nació en un hogar de pocos recursos, el 2 de enero de 1939, hijo de dos obreros güireños. Sin embargo, Mateo y Zoyla sabrían inculcarles a todos sus hijos los valores necesarios para ser parte del proceso revolucionario que hoy disfrutamos.

Debido a la situación económica de la familia, tuvo que dejar los estudios y a los 10 años se incorporó a la vida laboral. Trabajó en tareas agrícolas, vendió frutas y viandas por el pueblo y, más tarde, se desempeñó como aprendiz de albañil. Por su interés, una profesora le brindó clases gratuitamente durante las noches y logró terminar sus estudios hasta el sexto grado.

Como todo joven comprometido con el bienestar del pueblo cubano, se incorporó a la lucha contra Fulgencio Batista. Lo mismo repartía proclamas que vendía y compraba bonos del Movimiento 26 de Julio. A causa de su accionar, se fue destacando en el grupo hasta el triunfo de la Revolución.

Criado en un ambiente ameno, a pesar de la precaria situación económica, nunca dejó de ser alegre y ayudar a los demás. Compartía lo que tenía y cuando pudo incorporarse al proceso revolucionario lo hizo sin pensarlo dos veces. Para él, lo más importante eran la familia, los amigos y la Patria.

Luego del primero de enero de 1959 se incorporó de inmediato a la toma de los cuarteles de la Guardia Rural y la Policía, y asistió en la persecución y captura de varios colaboradores del régimen batistiano.

Participó en las movilizaciones revolucionarias y estuvo junto al pueblo el 28 de septiembre de 1960, cuando Fidel Castro planteó la creación de los Comités de Defensa de la Revolución. Fue de los primeros dirigentes de la organización y formó parte de su Dirección Municipal.

Inició su superación educacional y militar. Resultó nombrado Jefe de la Primera Compañía con la creación del Batallón 180, y participó en la limpia del Escambray.

Luego del sepelio de las víctimas de los bombardeos norteamericanos a los Aeropuertos de Santiago de Cuba, San Antonio de los Baños y Ciudad Libertad, el 15 de abril de 1961, no dudó en marchar hacia Playa Girón y participó en la primera victoria sobre el Imperialismo en América.

A finales de los años ‘60 comenzó su ascenso como líder de los núcleos del Partido en el sector de la Pesca. En 1973 se incorpora en esta función a la Flota Camaronera.

Durante el ejercicio de su labor en este sector industrial, fue enviado a la República de Guyana para supervisar y orientar a los compañeros que allí laboraban en los centros de acopio y de pesca. A su regreso, el 6 de octubre de 1976, abordó el avión de Barbados y murió en el brutal atentado terrorista.

Falleció siendo militante del Partido y por la labor desempeñada a lo largo de su vida, obtuvo varias condecoraciones como la Medalla XX Aniversario de Playa Girón (postmorten) y el Sello de Fundador del Batallón 180, entre otras.

A 41 años del terrible atentado, en su Güira natal, para aquellos que lo conocieron no deja de ser el mejor amigo, el trabajador incansable, el dirigente consagrado y el buen hermano.

 

1:30 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES