Agosto 6, 2018 - 3:00pm
- 06/08/2018 0 comentarios | | |

La guayabera, buen pretexto para el baile

Muy bien por la gente de Santa Cruz, capaz de apostar todos los años por la memoria del siglo XVIII, viva en una prenda que en sus versiones masculina y femenina tiene entre sus características de rigor bordes y aberturas suficientes para distinguirla de una camisa común, así como una veintena de botones y filas de cinco pliegues -dos al frente y tres en la espalda- en forma de alforzas.
Elena Milián Salaberri elenams18081966@gmail.com

Sucede siempre el primer fin de semana de agosto: el poblado de Santa Cruz de los Pinos se anima y sus hijos bailan en guayabera. No sé si ocurrirá en otros sitios pero aquí a la prenda de vestir se le dedica una fiesta, desde los años 50 del siglo anterior, con épocas de altibajos hasta llegar para quedarse como opción estival de recreo hace 21 años.
El jolgorio inició con el día; la mañana de sábado fue para los niños y el decursar  propuso la actuación de artistas aficionados locales hasta llegada la noche- el culmen de la fiesta- con la selección de la mejor pareja de baile y la más vistosa guayabera. Esta edición los acordes del Grupo Polo Montañez incitaron talles y piernas.
También tuvo El Baile de la Guayabera como novedad las Lecturas de Verano, dedicadas a autores de ese Consejo Popular y de otros puntos del municipio de San Cristóbal. Detrás de cada “movida” estuvo el empeño de los trabajadores de Cultura, y la mano genial de Esperancita Yglesias, poeta y lugareña insigne cuando de arte se habla.
La típica guayabera, patentada en Sancti Spíritus y devenida símbolo de cubanía, lució en los más diversos tejidos y colores, mientras verla en la singular pasarela de un escenario de danza, hace pensar sin falsos chovinismos en algo singular.
Para nada se veían desfasados de la moda los bailadores; de modo que no pocos del público han de haber lamentado la escasez de la prenda de vestir en los mercados nacionales, y no únicamente su poca presencia y promoción sino los exorbitantes precios en que se cotizan esas piezas.
Entonces, la festividad tiene más de un mérito: el innegable acierto desde el plano cultural, la convocatoria intersectorial a entidades del Comercio y la Gastronomía, y la perspectiva de poner a pensar la manera de volver los ojos e igual la disponibilidad de guayaberas en tejidos no tan caros pensando en el consumidor de ingresos módicos, mayoría innegable de esos a quienes motiva dar rienda suelta al cuerpo a favor de lo más auténtico de su país.
Muy bien por la gente de Santa Cruz, capaz de apostar  todos los años  por  la  memoria  del siglo XVIII, viva en una prenda que en sus versiones masculina y femenina tiene entre sus características de rigor bordes y aberturas suficientes para distinguirla de una camisa común, así como una veintena de botones y filas de cinco pliegues -dos al frente y tres en la espalda- en forma de alforzas.
Son muchas las formas de ir por la identidad más allá del tiempo; a ello ayudan las sonoridades y las voluntades. Alegra un pueblo con ánimos de aferrarse.

 

Esta prenda de vestir da origen a la más antigua tradición cultural de Santa cruz
Esta prenda de vestir da origen a la más antigua tradición cultural de Santa cruz
Agosto 6, 2018 - 3:00pm
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES