10:30 am.
- 22/10/2017 1 comentario | | |

Guardar el alma del Partido

Hace 43 años, Deyci Cardín Miranda trabaja en el Archivo del Partido Comunista de Cuba, en Guanajay, Artemisa, donde atesora documentos extremadamente importantes y hasta secretos de la organización, sin haber tenido nunca contratiempo alguno.
Myrla Pizarro de la Uz myrla@artemisa.cip.cu

Existen miles de maneras de defender las conquistas de la Revolución y por igual mantener la esencia de la valiosa historia que nos hemos ganado. Esta artemiseña tiene esa enorme responsabilidad en sus manos y desde hace 43 años ya; una vida entera dedicada al trabajo y todavía continúa repartiendo sonrisas como el primer día: es el amor incondicional que le tiene a su profesión.

Deyci Cardín Miranda trabaja en el Archivo del Partido Comunista de Cuba, en Guanajay, y tiene acceso a documentos extremadamente importantes y hasta secretos de la organización, sin nunca haber tenido un contratiempo.

“Este archivo fue el primero creado en el territorio; en aquel momento todavía perteneciente a la provincia de La Habana y, sí, en Guanajay, un pueblito pequeño pero repleto de gente muy grande de corazón, mi hogar aunque sea natural artemiseña, aquí es donde encontré todo: el amor, la felicidad, mi trabajo que junto a mi hija son mi vida y a miles de amigos que atesoro bien profundo, incluso a los que ya no están, pues fueron igual de importantes”, comenta mientras toma su café, otra de sus pasiones.

Según explica hace dos años estuvo adiestrando a una joven recién graduada de la Universidad de Artemisa, de Técnico Medio en Gestión Documental, pero después empezó a trabajar en la Universidad de Ciencias Médicas. “Entonces me quedé sin relevo, yo que estoy a punto de retirarme”, nadie más ha pasado por allí desde entonces. “Tal vez la gran responsabilidad del trabajo ahuyenta a los jóvenes.

“Toda la documentación del Partido se encuentra en el archivo, una oficina insertada en cada local donde radique la organización, en todos los municipios del país; tenemos aquí una parte de los documentos del núcleo, del organismo superior, de los diferentes centros de trabajo, quejas de la población, expedientes de los militantes y cuadros de la organización, todo.

“Están regidos por normas como la del tiempo de permanencia, por ejemplo: los balances se guardan por un período de dos años y medio hasta que se realiza otro, y se renuevan estos papeles; algunos tienen carácter secreto, confidenciales, personales, muy urgentes, etc. y no todo el mundo tiene acceso a estos”.

Existe también un proceso de depuración que consiste en el mantenimiento de los documentos archivados como históricos. Cada vez que la provincia asigna especialistas les dan mantenimiento y se entregan en un tiempo determinado. Cuando depuramos, por igual se destruyen algunos ya innecesarios, aunque siempre se conforma un acta de destrucción, para dar fe de la existencia de estos. “Es como la historia del archivo”, me explica.

“Todavía tengo fuerzas para seguir trabajando, pero ya son demasiados años y esta vieja con colorete está en tiempo de despedirse de su escritorio y su silla; sin embargo, me pregunto cómo voy a salir de aquí: estas cuatro paredes han sido mi hogar, y mis compañeros, mi familia. ¿Mi trabajo? Mi trabajo es mi vida”, dice Deyci escondiendo lágrimas.

Deyci Cardín atesora la documentación del Partido en el Archivo de Guanajay, desde hace 43 años
Deyci Cardín atesora la documentación del Partido en el Archivo de Guanajay, desde hace 43 años
10:30 am.
- 21/04/2014 1 comentario | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

lisandra
- 10/23/2017 - 12:19
1
Corazón, como siempre ganándote las miradas de muchos, espero que logren entender la calidad de los jovenes profesionales que los directivos del artemiseño tienen, muchas gracias por estas cosas q en ocasiones necesitamos, los meritos del trabajo de una vida, saludos del colectivo de joven club de artemisa

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES