Noviembre 28, 2018 - 7:45am
- 28/11/2018 0 comentarios | | |

Un gigante de la primera base

Pepe, como le decían sus compañeros de equipo, participó en 13 Series Nacionales con el equipo Habana, pero antes debió recorrer un largo camino, el cual empezó a los 10 años con su entrenador –ya fallecido- Cuco, en el poblado El Henequén.
Osniel Velasco Hernández osnielvelazco10@gmail.com

Fue una pura casualidad encontrármelo, a pesar de que me desplacé hasta Mariel en su búsqueda. La suerte me puso delante a Pedro Arrozarena, uno de los peloteros más destacados en la historia de este costeño municipio.
Pepe, como le decían sus compañeros de equipo, participó en 13 Series Nacionales con el equipo Habana, pero antes debió recorrer un largo camino, el cual empezó a los 10 años con su entrenador –ya fallecido- Cuco, en el poblado El Henequén.
Su innegable talento lo llevó rápidamente a la Escuela de Iniciación Deportiva (Eide) y luego a la de Perfeccionamiento Atlético (ESPA), y también a integrar una selección nacional juvenil en un campeonato mundial de la categoría en Canadá, donde obtuvo la medalla de plata.
Tras un alargado paso por las divisiones de desarrollo del béisbol cubano, debido a la concentración de figuras existente en aquella época, al fin llegó al clásico cubano de las bolas y los strikes con el equipo Habana.

Deudas personales
“En mis 13 Series estuve bajo las órdenes de muchos buenos managers, pero de los que mejor recuerdo tengo son Pedro Luis Rodríguez y Rigoberto Blanco, ellos me dieron muchas oportunidades y me enseñaron a disfrutar el béisbol. Luego llegó la etapa de Esteban Lombillo y quedamos subcampeones en 2005, poco después me retiré y no estuve en el título de la 48 Serie.
“A pesar de tener un rendimiento aceptable, nunca pude lograr mi sueño de representar a Cuba en la categoría de mayores, pues había muchos peloteros estelares en mi posición, basta decir que uno de los mejores bateadores de la historia, Orestes Kindelán, alternaba en la primera base.
“Otra deuda que arrastro fueron los
1 000 hits. Me quedé a solo unos pocos de esa importante meta. En los finales de mi carrera comencé a bajar el rendimiento y la dirección del equipo me perdió confianza, me daban menos oportunidades, y me frustró mucho.
“A eso debemos sumarle que ya en ese momento comenzaba a padecer problemas renales y no podía jugar a diario, por eso tomé la decisión de alejarme de la pelota por un tiempo, y hasta ahora que me recupero de una operación no me he podido dedicar a ella”.

«Cuando me recupere podrán contar conmigo»
“En cuanto el médico me autorice estoy dispuesto a ayudar en todo lo posible al béisbol aquí en Mariel, me encantaría ser entrenador y darle mi apoyo al equipo de primera categoría, así como brindarles mis experiencias a los muchachos jóvenes.
“La pelota en este terruño no vive su mejor momento, desde la falta de implementos hasta las condiciones del estadio, conspiran contra ello. En las categorías inferiores se juega poco y luego suben los escalones con deficiencias, ya no contamos con peloteros de relevancia más allá de Israel Sánchez, por tanto tenemos mucho que hacer.
“Te repito, mi disposición es total para ayudar al béisbol en el municipio, solo espero la aprobación del médico, en cuanto la tengan podrán contar conmigo para trasladar mis experiencias y contribuir a rescatar la pelota en mi tierra”.
 

Pedro Arrozarena durante sus tiempos del equipo Habana
Pedro Arrozarena durante sus tiempos del equipo Habana
Noviembre 28, 2018 - 7:45am
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES