8:00 am.
- 22/10/2017 0 comentarios | | |

La garra no fue del Tigre

Artemisa consiguió la hazaña de avanzar a la segunda fase de la 57 Serie Nacional de Béisbol, al vencer a Ciego de Ávila en los dos juegos disputados en el Estadio 26 de Julio.
Joel Mayor Lorán joeldeartemisa@gmail.com

¡Qué manicomio el de las gradas del Estadio 26 de Julio! “¡Sí se puede!”, coreaba el público, y la convicción enriquecía los bates de Jhony Hardy, Jorge Alomá, Yosvani Peñalver y los demás Cazadores. Mientras, Misael Villa evitaba la rebelión de los Tigres. Y Artemisa consiguió la hazaña de avanzar a la segunda fase de la 57 Serie Nacional de Béisbol.

Algunos alegan que el cambio generacional le está pasando factura a los avileños, y explican de esa manera el revés y la pérdida del pasaje a la segunda etapa. Pero la mayoría de los aficionados y especialistas coincide en que el factor determinante fue la entrega de sus anfitriones.

De hecho, los de la tierra de la piña aportaron seis refuerzos a los conjuntos clasificados, y Dany Valdespino, el director de Artemisa y primero en pedir, eligió a un Tigre: Vladimir García, el pitcher triunfador en el juego inicial de este duelo por uno de los comodines.

Sucede que no fueron los felinos quienes más garra mostraron, sino los Cazadores, capaces de hacer lucir a los Tigres como mansos gaticos, ¡que para nada lo son! Entrega, inspiración y fe en la victoria revistieron cada flecha de los nuestros.

Así, en el cierre del tercer episodio, Jhony Hardy disparó un triple por el centro del terreno ante el abridor Yander Guevara, y el graderío enloqueció. No podía fallar entonces Jorge Alomá, de modo que no defraudó a sus parciales y conectó un sencillo para traer la primera anotación.

Tampoco los rayados se rendirían tan fácilmente: Yorbis Borroto envió una pelota más allá de las cercas del 26 de Julio, e igualó el marcador en el quinto capítulo.

Una vez más, los de casa retomaron el mando, en la parte baja de esa misma entrada, cuando Yosvani Peñalver encontró a dos compañeros en circulación, por pelotazo y boleto, y bateó de hit, que se conjugó con error del jardinero Alexander Jiménez en la propia jugada.

Como dije antes, los felinos no cejaron y rugieron de nuevo en la parte alta del sexto, ante el mejor cerrador de Cuba, José Ángel García: dos sencillos consecutivos con hombres en bases emparejaron el choque.

Y en el octavo Jhony Hardy volvió a vestirse de grande, e impulsó la carrera de la ventaja. Liomil González, el tercer relevista de los visitantes, regaló boleto a Peñalver con las bases llenas, y ya el marcador de 4-2 resultó definitivo.

Diez imparables batearon los Cazadores. Misael Villa, de relevo, terminó de amansar a los Tigres, el equipo de desempeño más estable de la pelota cubana en esta década.

Con el último out, los muchachos de Dany Valdespino corrieron donde la gigantografía de Yadier Pedroso, a regalarle el éxito, en un bonito gesto que reverenció la afición.

Su público regresó feliz a casa, con la certeza de que se avecinan nuevos desafíos y pueden confiar en ellos para enfrentarlos. No fue ese un día de fútbol, sino del béisbol que circula en la sangre de artemiseños y cubanos, de hombres, ancianos, mujeres, jóvenes y niños felices con el regalo de sus Cazadores.

Entrega, inspiración y fe en la victoria revistieron cada flecha de los Cazadores de Artemisa
Entrega, inspiración y fe en la victoria revistieron cada flecha de los Cazadores
8:00 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES