9:45 am.
- 02/05/2014 0 comentarios | | |

Con el futuro en juego

Jornadas intensas preparación deberán tener los estudiantes artemiseños para vencer las tres pruebas de ingreso y obtener una carrera universitaria
Joel Mayor Lorán joeldeartemisa@gmail.com

Todo es imposible mientras lo parece. El curso anterior, en el preuniversitario perteneciente al Centro Mixto Grito de Baire, en Bahía Honda, solo una estudiante aprobó los tres exámenes de ingreso a la Educación Superior, pero este año profesores y alumnos confían en que muchos más pueden lograrlo, y pelean por sus sueños.

En Mariel los resultados también fueron deplorables: apenas la tercera parte de la matrícula superó tales pruebas. En el preuniversitario urbano Pedro Ángel Delgado Carcache, de 119 educandos, solamente 41 las realizaron y 35 las vencieron. Sin embargo, el sobresalto cede terreno frente al optimismo y el afán de que esta vez ocurra diferente.

Tampoco la provincia, en general, estuvo mejor: de 1 932 discípulos, únicamente 709 aprobaron las tres asignaturas.

Más allá de cuántos se comprometieron a presentarse, y cuántos no lo hicieron, lo cierto es que la mayor parte de quienes culminan la enseñanza preuniversitaria no entra a la Universidad, y no por falta de plazas.

Insuficiente preparación, esa vuelve a ser la causa. Arrastran problemas de la primaria, la secundaria e incluso los primeros años de pre: habilidades y conocimientos que nunca adquirieron, por no disponer de los maestros idóneos, por falta de estudio y de metodología para hacerlo efectivo, entre otras razones. No obstante, quienes se afanan más suelen lograrlo.

Grito de la montaña

Rodeado por montañas y en lo alto de una de estas, se encuentra el plantel Grito de Baire, conocido como un politécnico excelente. En cambio, la formación de bachilleres no goza de igual reputación, así que los profesores de 28 muchachos del actual grado 12 pretenden transformar esa realidad.

Sentido de pertenencia y compromiso de los docentes que imparten Matemática, Español e Historia son las bases para conseguirlo. A partir de estas diseñaron un plan que incluye la cita diaria con las tres asignaturas, el aumento especial de las frecuencias de Matemática, y remediales de los contenidos con mayores dificultades, entre las 7:00 y las 9:30 de la noche.

Cada lunes realizan un nuevo diagnóstico mediante una prueba con igual tipología a los exámenes de ingreso, y los viernes el consejo de dirección intercambia con alumnos y profesores, a fin de escuchar opiniones y analizar el avance y contrariedades de la semana.

Claustrillos. Reuniones quincenales con los padres. Desarrollan un esfuerzo conjunto por brindar más oportunidades a estos jóvenes de conquistar su sueño.

El profe Hifkly Estévez sabe que la Historia solo seduce si se la cuenta como una aventura real. Por eso acude a mapas, videos, imágenes, libros y a la biblioteca. “Trabajamos por elementos del conocimiento, sobre todo con quienes el diagnóstico nos revela que tienen más dudas”.

Reinier Collado no subestima la inseguridad que provoca la Matemática en sus pupilos. “Los entrenamos con ejercicios similares a los de pruebas de ingreso, incluso los ya aplicados otras veces, de manera que vean que es posible superarlos. Los ejercitamos en problemas, funciones  ecuaciones, geometría y cálculo de cuerpos”.

Entretanto, Ellimay Quesada no olvida que en Español no solo es vital el contenido sino la redacción e interpretación. Les revisa la libreta, les indica emplear el prontuario, adiestrar la memoria ortográfica…

“Los profesores sacrifican su tiempo libre para aclarar nuestras inquietudes”, asegura Reinier Peña, quien aspira a estudiar Ingeniería en Ciencias Informáticas.

“Están muy preparados. Nos motivan a no creer imposible alcanzar la carrera que queremos”, agrega Leidys Valdés, quien aspira a matricular Estomatología.

Optimismo en Mariel

El profesor de Matemática Pavel Frómeta pone a prueba al grupo con el cual transitó desde décimo grado, y parece que mañana mismo será la hora cero: uno se atreve, otro propone un modo diferente de resolver el ejercicio, alguien más pregunta; ninguno quiere guardarse las dudas o el convencimiento de que sabe la respuesta.

Por aquel pre pasó un barredor de tristezas y se llevó la derrota del curso pasado. Hay otro espíritu. Nadie parece poder arrebatarle la carrera de Comunicación Social a Tony Gort, la de Historia a Laura Malagón, la de Ingeniería Civil a Melania Rodríguez, no solo por sus elevados promedios sino porque el plantel entero vive una efervescencia de preparación.

“Esta vez más del 80 por ciento se presentará a los exámenes de ingreso –asegura Alberto Acosta, el director. Hemos trabajado más con los alumnos. Comprometimos a los padres y otros familiares y al consejo de escuela. Cada miembro del consejo de dirección tutora a 13 estudiantes.

“Seguimos muy de cerca el diagnóstico a partir del resultado en las pruebas finales. Quincenalmente aplicamos comprobaciones de carácter municipal y cada siete días las elaboradas por nosotros. Todas las semanas evaluamos el dominio de los conocimientos.

“A diferencia del curso anterior, cuando los alumnos tenían que compartir los libros, ahora cada cual tiene el suyo. Los profesores están a su disposición para consultas también en horario nocturno en la Facultad; allí los buscan lunes y miércoles. Los martes y jueves los visitamos en las casas de estudio, y el sábado vienen a la escuela.

“Además, implementamos la estrategia orientada por el Ministerio de Educación”, afirma Acosta.

No solo Pavel y Tatiana Ortega, Julia Margarita Hernández y Milervis García, echan pie en tierra con estos jóvenes para que obtengan altas calificaciones en los exámenes de ingreso. Dania, Yankiel, Orlando y Anailis, del equipo municipal de metodólogos, pasan buena cantidad de tiempo en este pre, según reveló Tony Gort, uno de los bachilleres.

Está en juego el futuro: entrar a la Universidad a aprender Medicina, Economía, Ciencias Farmacéuticas, Pedagogía, Cultura Física… y ya saben que —si se vuelcan hacia libros y libretas, atienden a la pizarra, estudian y el empeño supera incluso su capacidad de razonar— no les será imposible labrar su propio destino.

 

Los estudiantes se preparan para las pruebas de ingreso / Foto: Otoniel Márquez
Los estudiantes se preparan para las pruebas de ingreso / Foto: Otoniel Márquez
9:45 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES