Octubre 5, 2018 - 8:45am
- 05/10/2018 0 comentarios | | |

En Flores Betancourt hay gente de mérito

En los tres talleres de esa UEB combinan esfuerzo, sudor y mucho talento para crear productos de excelente calidad
Yailín Alicia Chacón Guzmán yailinali@gmail.com

Su producción insignia hoy radica en la fabricación de pizarras o paneles eléctricos avalados por la norma IEC 60439, la cual es comprobada por la firma francesa Schneider Electric, propietaria de los elementos empleados en su elaboración.
En el municipio de Caimito se encuentra enclavada la UEB llamada GEDEME Eléctrica Flores Betancourt, aunque todos la conocen como la fábrica de extintores, donde sus trabajadores dedican esfuerzo y sudor a realizar productos para sustituir importaciones.
“Realizamos los tableros desde 1991. Compiten en calidad con toda el área del Caribe y Suramérica, y poseen los elementos de los fabricados en Francia”, comenta Nivaldo Amador Rivero, el director.
“El colectivo es pequeño, con 69 obreros: 53 son hombres y 16, mujeres; 40 distribuidos en tres talleres y el resto no vinculados a la producción directa. Nuestras mercancías van destinadas fundamentalmente al área del turismo, a los hoteles sobretodo; a la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM) y a Etecsa”, añade.

Trabajo genera ganancias
En sus talleres además existen otras dos líneas productivas, una con madera y la de metales. El destino final es la red mayorista y los sectores mencionados con anterioridad.
La primera línea se centra en banquetas, estantes, zapateras, libreros y repisas. Los productos de metal incluyen taquillas, estantes, bandejas, canales portacables y otros, según la necesidad de los clientes.
“Al cierre de agosto, cumplimos el plan de ventas en moneda total (pesos y CUC) al 104.3por ciento (%), lo que asciende a la cifra de cuatro millones 878 200”, asevera el director de la Flores Betancourt.
“Esperamos continuar trabajando sin descanso; no obstante, tenemos gran incertidumbre con los recursos, pues se nos agotan y dependemos de las importaciones del país. Una alternativa encontrada consiste en la colaboración con clientes solventes para la compra de materias primas. La práctica ha sido satisfactoria con la Empresa Inmobiliaria ALMEST y con la ZEDM”.

Manos obreras hacen futuro
GEDEME significa gente de mérito, un calificativo bien alto para quienes no dejan a las dificultades hacer mella. En sus tres talleres combinan experiencia y juventud, una mezcla en la que igual el ingenio y la sabiduría hacen posible cada reto.
“Hoy estamos confeccionando las partes metálicas para mesas de computadoras y las estructuras I40: paneles para la instalación de sistemas de luces”, expone Yariel Barreda, quien labora en el área de soldadura desde hace nueve meses y tiene 20 años de edad.
El espacio de soldadura pertenece al taller de conformado, donde el ajetreo resulta constante y el ruido de las máquinas, ensordecedor. El jefe en funciones es Davián Merique, ensamblador con cinco años de labor en la entidad.
“El ambiente de trabajo está basado en el respeto; asumir el mando supuso una responsabilidad enorme. En nuestro taller se dobla el hierro, se acoplan las piezas para convertirlas en taquillas, estantes u otros productos”.
Cada taller tiene su línea productiva, pero en ocasiones se combinan para realizar las mercancías. En el de carpintería saben de eso: durante nuestra visita picaban los tableros para las mesas de computadoras. Pero esto solo es la punta del iceberg de quienes son artistas de la madera.  
“La materia prima que empleamos son tablones de melanina o MDF (Medium Density Fibreboard, por sus siglas en inglés), considerados paneles de madera de densidad media. Al llegar, en dependencia de las necesidades del momento, se les efectúa un proceso y se cortan las piezas de acuerdo con el mueble a confeccionar”, asegura el carpintero William González.
De allí emergen zapateras, banquetas y mobiliario para oficinas, como burós y mesas en forma de L para reuniones.
El taller de pizarras eléctricas sobresale por lo silencioso; en cada puesto sus nueve trabajadores están rodeados de interruptores, sensores y cables para darle forma a las pizarras, con destino a una planta de medicamentos en construcción en la ZEDM.
Alexis Otero, jefe de brigada, revela que el proceso de cada panel difiere. “Depende en buena medida de la complejidad de las pizarras y de su tamaño. Nuestro reto es grande, porque se nos evalúa por la firma francesa Schneider, y debemos mantener la eficacia en los parámetros medidos”.
Todo el engranaje funciona a la perfección debido al empeño de la brigada de mantenimiento, a pesar de lo antiguo del equipamiento y de no existir las piezas de repuesto en el mercado. Ellos no dejan detener las máquinas ni la producción, como afirman Daniel Sánchez, el jefe de la brigada y Miguel Darias, especialista en mantenimiento.  
Recientemente el colectivo de la UEB recibió el reconocimiento por su apoyo incondicional a tareas vitales del territorio, una muestra más de que en cada sitio de la unidad construyen no solo paneles y otras mercancías sino también parte del futuro.
 

En sus talleres se combinan experiencia y juventud
En sus talleres se combinan experiencia y juventud
Octubre 5, 2018 - 8:45am
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES