10:30 am.
- 27/03/2015 1 comentario | | |

El feliz regreso de Roberto Conde

Cualquiera que se asome a la obra de este artista, ya con 15 exposiciones personales y decenas de colectivas, descubre con sorpresa que veinte años de ausencia de las artes plásticas no pudieron devastar su enorme aptitud
Miguel Terry Valdespino nadiemebusca@yahoo.com

Veinte años pasó el ariguanabense Roberto Conde Herrera alejado de la pintura. “Un tiempo enorme, enorme, enorme”, como hubiera dicho Nicolás Guillén, y que también debió ser costoso para Conde en cuanto a no poder practicar un oficio altamente competitivo y en el cual tantos creadores han brillado por los siglos de los siglos.

Sin embargo, cualquiera que se asome a la obra de este artista, ya con 15 exposiciones personales y decenas de colectivas, descubre con sorpresa que veinte años de ausencia de las artes plásticas no pudieron devastar su enorme aptitud, como tampoco lo pudo un padecimiento feroz para cualquier ser humano, mucho más un artista de la plástica: la falta total de visión en uno de sus ojos.

Después de la veinteañera ausencia, Conde decidió regresar, probó suerte en el concurso Mirta Cerra y otros certámenes provinciales, y en estos su talento fue reconocido. Aquellos veredictos favorables lo estimularon sobremanera. Era el principio de un regreso exitoso, aunque ciertos “especialistas” se empeñaran (y empeñen) en calificar sus dibujos como “muy artesanales”.

Gracias a criterios tan álgidos como este, Roberto Conde se ha visto imposibilitado de acceder al Registro del creador y seguramente a los predios de la membresía de la Uneac, pese a que figuras de tanto prestigio como el poeta y etnólogo Miguel Barnet, presidente de esta institución cultural, han ponderado el talento extraordinario de Conde.

Mediante sus trazos más y menos ambiciosos, Conde dibuja el “rostro” entero de una ciudad o de un pueblo, sobre los cuales han desandado generaciones enteras de hombres, con todas sus esperanzas y eclipses a cuestas, y sobre los cuales es preciso instalar la modernidad sin traicionar lo que fuimos una vez.

Entre todas las arquitecturas, Conde prefiere la colonial. “Esa es la que más me gusta, la moderna no. Me fascina realmente. Cuando camino por las calles de La Habana Vieja y veo trabajando a los artesanos, los viejos edificios, las restauraciones, me quedo boquiabierto. El impacto que causa en mí no puedo describirlo”.

También la arquitectura de su pueblo natal, San Antonio de los Baños, lo conmueve sobremanera, aunque confiesa su dolor ante las obras deterioradas o muertas por causa del embate del tiempo o la desidia de los hombres.

“Yo soy de aquí y mis ancestros también. Todos trabajaron mucho a favor de San Antonio. Por eso detesto que haya personas incapaces de amar y cuidar la historia y el patrimonio de este pueblo”, asegura conmovido.

Miembro de la Asociación de Pedagogos de Cuba, membresía a la que respeta especialmente, Roberto Conde, quien trabajó en el oficio de piezas de repuesto durante 26 años, escuchó con detenimiento los consejos y estímulos de su madre, Magda Herrera, maestra con aptitudes para el piano y el canto, y pudo desarrollar felizmente sus dotes como pintor.

Por desgracia, los problemas en la visión y los obstáculos burocráticos le han puesto más de una zancadilla. Pero el hombre, el arte, el talento, están ahí, no brotando a gotas, sino a mares. Y cuando pesan más los aciertos a la hora de comparar, entonces la implacable opinión de ciertos “especialistas” es la clásica golondrina que no hace verano.

Veinte años pasó el ariguanabense Roberto Conde Herrera alejado de la pintura
Veinte años pasó el ariguanabense Roberto Conde Herrera alejado de la pintura
10:30 am.
- 21/04/2014 1 comentario | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

Alejandro André...
- 11:52 pm.
1
Esta historia me la se gracias a mi profesor y tutor en el mundo del arte Roberto Conde,y sí, increíblemente luego de pasados veinte años su talento volvió a brotar dejando impregnada una inigualable maestría empírica en sus obras. El amor por Cuba y su historia para mí es uno de los elementos más importantes en la obra del gran Conde.

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES