8:15 am.
- 07/06/2014 0 comentarios | | |

Eterno cómplice de lecturas

Con los años, la figura del bibliotecario se me ha presentado con diversidad de edades, sexos y fisonomías, pero el interés por conservar y difundir el conocimiento ha sido siempre denominador común
Aydelín Vázquez Mesa aydelin1987@gmail.com

Aún conservo en la memoria la imagen de los estantes azules repletos de libros que atesoraba mi tía en un cuarto de la casa. Dispuestos en paralelo, ambos sostenían tres largas filas de volúmenes que “devoraba” con placer.

Esa fue la primera biblioteca que conocí. La pasión de su bibliotecaria por la lectura despertó en mí la curiosidad por los libros. Ella puso en mis manos respuestas a cada tarea escolar, satisfizo mis dudas y me sembró nuevas interrogantes.

Con los años, la figura del bibliotecario se me ha presentado con diversidad de edades, sexos y fisonomías, pero el interés por conservar y difundir el conocimiento ha sido siempre denominador común.

La labor de estos hombres y mujeres se ha vinculado tradicionalmente a la promoción del saber y la cultura. Ellos hacen asequibles la bibliografía a todas las personas que visitan las bibliotecas.

Con la aparición de nuevos formatos de almacenamiento y nuevas maneras de organizar y gestionar la información, su función social se ha transformado. Ya no son simples custodios de libros, se han convertido en intermediarios decisivos entre los usuarios y las colecciones.

En algunas naciones se le llama bibliotecólogo al profesional que en las bibliotecas o centros de documentación, organiza la información y enseña a las personas las maneras más eficientes de búsqueda y acceso a esta en los diferentes formatos.

En Cuba, los estudios universitarios en la materia se han adecuado con los años a los requerimientos de la realidad nacional y al desarrollo de este campo de conocimientos. Actualmente la carrera de Bibliotecología y Ciencias de la Información estudia, como objeto central, la información en cualquiera de sus modalidades y características.

Los bibliotecarios cubanos realizan, además, una amplia labor de extensión cultural; llevan la literatura a escuelas, barrios, centros penitenciarios y a intricados parajes de la geografía. De modo que no resulta extraño encontrarlos en cualquier sitio de este archipiélago.

Cada 7 de junio celebramos en Cuba el Día Nacional del Bibliotecario, fecha de natalicio de Antonio Bachiller y Morales, nuestro primer bibliógrafo.
Cada 7 de junio celebramos en Cuba el Día Nacional del Bibliotecario, fecha de natalicio de Antonio Bachiller y Morales, nuestro primer bibliógrafo.
8:15 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES