Junio 21, 2018 - 7:45am
- 21/06/2018 0 comentarios | | |

Estrategias desde lo local

Alquízar consume el 25 por ciento (%) de lo emanado del terruño, y apoyan fundamentalmente a San Cristóbal, Mariel, Bauta, Caimito y Guanajay. A la par, encaran una gran responsabilidad con la capital del país, hacia donde va el 60% de los alimentos.
Yusmary Romero Cruz yusmary26688@gmail.com

Garantizar el autoabastecimiento local es una de las premisas que guían el desarrollo de la agricultura en nuestra provincia. De cuanto logren en estas tierras eminentemente agrícolas, depende en gran medida la alimentación de los pobladores; por tanto, resulta impostergable potenciar cada vez más esa práctica.
Aún son muchas las insatisfacciones de los consumidores, ya sea al no encontrar lo necesitado, o ante la imposibilidad de adquirirlo porque escapa del alcance de sus bolsillos. Y cuando se trata de un municipio menos favorecido con el fruto de sus campos, requiere mayores esfuerzos.
Para lograr una adecuada producción y comercialización de alimentos, debe concebirse sobre la base de la planificación, teniendo en cuenta la demanda, así como cuanto precise para asegurar mejores rendimientos, de modo que exista un suministro estable y a la vez diverso.  
En Alquízar, una de las áreas más productivas del territorio, conocimos cómo enfrentan esta tarea y las proyecciones en torno a una idea, cuya materialización ha de concretarse a partir del próximo julio.

Bondades de un polo productivo
De más de 5 300 hectáreas cultivables dispone la Empresa Agropecuaria, y desde las 11 formas productivas (siete CCS y cuatro CPA) suman voluntades para hacerlas germinar.
Alquízar consume el 25 por ciento (%) de lo emanado del terruño, y apoyan fundamentalmente a San Cristóbal, Mariel, Bauta, Caimito y Guanajay. A la par, encaran una gran responsabilidad con la capital del país, hacia donde va el 60% de los alimentos.
Según Riquelmo Navarro, director de Técnica y Desarrollo, a fin de garantizar lo planificado, potencian las líneas de productos biológicos y abono orgánico, para minimizar los daños en los cultivos. Entretanto, recurren a un Centro Reproductor de Entomófagos y Entomopatógenos (CREE) que radica en la propia empresa, y aprovechan las rotaciones de los cultivos.
Este año han de arribar a 105 000 toneladas de producción total (4 000 más que en la etapa anterior), y prevén superar 4 800 hectáreas en la siembra.
Sobre los elementos que han de afianzar ante los nuevos retos, Yairelis Velázquez, directora adjunta de la empresa, asegura que deben fomentar la producción porcina y avícola, con tal de mantener una oferta estable, para lo cual apuestan por la finca La Paz, entre otras alternativas.
También con vistas a incrementar los servicios para el autoabastecimiento local, a finales del pasado año se concluyó la remodelación del mercado agropecuario, que ha de ofrecer estas y otras opciones. La unidad posee juguera, potajera, y áreas de cárnicos, hortalizas y viandas beneficiadas y sin beneficiar. Asimismo, la minindustria La Caprichosa contribuye a su abastecimiento.
Desde La Paz
A ocho kilómetros de la cabecera municipal, en la carretera que conduce a Guanímar, está ubicada la finca estatal La Paz, una de las seis pertenecientes a la UEB Granja Urbana. Alfredo Hernández lleva una década trabajando en este sitio, que desde marzo de 2017 pasó a la Agricultura.
“Aprovechamos las instalaciones existentes y aumentamos el módulo pecuario porcino, tanto en espacio como en animales: ahora tenemos el ciclo porcino completo, no solo la ceba; de los tres módulos que hay en el municipio, aquí radica uno”, precisa Hernández, quien está al frente de la finca.
Este año deben entregar 180 cerdos, plan que afirma sobrecumplirán, y manifiesta que pueden llegar a casi 5 000 pollos de ceba, de los cuales una parte los procesa la minindustria.
“El puerco es más estable en la red de mercado; no obstante, conocemos de la necesidad de aumentar esta producción (ahumado el de mayor demanda). Y tratamos de garantizar la presencia de pollo, al menos los fines de semana”, señala Ceferino Ramón Rodríguez, jefe de producción de la UEB Granja Urbana. También han de obtener 170 000 huevos.
Mientras, logran rendimientos superiores a partir de las atenciones culturales a la tierra, incentivan la mayoría de las producciones, y tienen previsto arribar a 218 toneladas de cultivos varios. Entre otras aspiraciones, Hernández añade que pretenden aumentar el módulo pecuario de ganado mayor, asumir la producción de leche y sembrar una hectárea de forraje.
Variadas opciones en La Caprichosa
Con una tonelada de producción diaria, e incluso tres o cuatro líneas laborando a la vez, la minindustria La Caprichosa consolida su quehacer, contribuye en gran medida al aprovechamiento óptimo de las producciones y a que la población tenga a su alcance variadas propuestas. Han firmado casi 30 contratos con diferentes entidades, incluso más allá del territorio artemiseño.
Elaboran pulpas, mermeladas, puré de tomate, encurtidos, ajo molido, cárnicos ahumados, embutidos… “El adobo y el jamón son los productos de mayor aceptación en el mercado, de los cuales cada mes entregamos 15 000 pomos y unas 3 000 libras, respectivamente”, alega Daniel Orlando Macurán, el jefe de grupo. Sus ofertas pueden encontrarse en el mercado estatal y las ferias dominicales.
Este año debe sumarse una nueva minindustria al quehacer del municipio, con la inauguración de la contemplada en la CCSF Frank País.

Viandas, hortalizas, frutas y granos
Como en el resto del país, a partir de julio se materializarán ideas concebidas en torno al autoabastecimiento local. Alquízar tiene más de 30 900 habitantes y, a fin de ofrecer 30 libras de productos agropecuarios por persona (15 de viandas, 10 de hortalizas, tres de frutas y dos de granos), han dedicado los dos meses previos a la realización de un estudio de mercado.   
“Se trata de un polo productivo donde tenemos asentamientos que quizás no consumen la totalidad de lo propuesto. Le hacemos entrega de los productos a Comercio, quien se encarga de la otra parte del proceso. Las condiciones de transportación están garantizadas; tenemos cuatro camiones destinados a esta tarea”, explica Idael Sacerio, director de la UEB Comercializadora de Productos Agropecuarios.  
“Iniciamos con la experiencia en 26 bodegas y, según evolucione la práctica, valoraremos si es necesario hacer reajustes en estos puntos de venta. Los precios serán topados, acordes a la resolución 1096 del Ministerio de Finanzas y Precios”, acota.
“Para cumplir con la misión identificamos qué capacidades productivas responden a esta necesidad; se realizaron ajustes en la siembra y la producción, sin tocar el encargo estatal, por lo que apelamos a la no contratada”, comenta la directora adjunta de la empresa.
Satisfacer las necesidades acuciantes de la población entraña un gran reto, del cual no se puede desistir. La incesante búsqueda de ofertas de calidad, diversas y con precios asequibles (lo cual demanda esfuerzo y acciones conjuntas), es un buen camino para lograr mejores garantías desde lo local.   
 

Junio 21, 2018 - 7:45am
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES