9:45 am.
- 15/03/2017 0 comentarios | | |

Sin estímulo, no hay avance

Jorge Enrique Valdespino hace apenas unos días recibió el diploma como mejor entrenador de voleibol masculino en la provincia de Artemisa, galardón compartido con la entrenadora candelariense Maelys Contreras, la más destacada en la rama femenina.
Miguel Terry Valdespino nadiemebusca@yahoo.com

Aunque para acometer con eficiencia su trabajo deba realizar más maromas que un trapecista en una función de circo, no es precisamente bajo una carpa donde se desarrolla la labor de Jorge Enrique Valdespino, sino bajo cielo abierto, sobre una cancha de voleibol o sobre cualquier improvisado espacio semejante a esta.
Y lo ha hecho tan bien, que hace apenas unos días recibió el diploma como mejor entrenador de voleibol masculino en la provincia de Artemisa, galardón compartido con la entrenadora candelariense  Maelys Contreras,  la más destacada en la rama femenina.
Más allá de un diploma mustio, otro reconocimiento no recibiría este entrenador con una larga hoja de servicios en bien de la salud de este deporte y, en especial, de su municipio de residencia, Caimito, donde hoy labora en la escuela Flores Betancourt, enclavada en el Consejo Popular Menelao Mora.
Los buenos resultados de Jorge Enrique no se limitan al año pasado, cuando obtuvo el sitio más alto en el Campeonato Provincial  de Voleibol (categoría 11-12) en los dos sexos y aportó a la Eide de la provincia al talentoso jugador Fabián Martínez.
También  ha apoyado, en forma  notable, el entrenamiento de  equipos de cadetes, Camilitos, de escuelas especiales, capaces de obtener medallas, tanto en lides provinciales como nacionales de ambos sexos y desempeñó un notable trabajo al frente de un Círculo de Abuelos en el poblado de Guayabal.  
Este Licenciado en Cultura Física laboró, por espacio de dos años, como miembro de la Misión Barrio Adentro, en Venezuela, de donde extrajo un cúmulo de experiencias que le servirían para enriquecer su labor como pedagogo.
Hoy, Jorge Enrique me cuenta consternado el dilema de cada día a la hora de acometer su trabajo, pues no cuenta con los instrumentos deportivos, ni los balones necesarios,  y la atención al hombre deja mucho que desear.
Yo creo que al buen trabajador se le debe estimular en serio, afirma. “Es imprescindible hacer una diferencia entre el serio y el que no lo es. Un diploma sin mucho vuelo ni imaginación no es un verdadero estímulo. Conocemos la situación económica del país; pero siempre será posible buscar alguna vía para entregarle un mejor estímulo a los más destacados”.
Sobre el Consejo donde trabaja hoy, comenta orgulloso: “A la gente de Menelao les gusta el voleibol, es más que una opción recreativa para ellos. Si mejoraran las condiciones, podría ganarse mucho más en cuanto a masividad. La historia del voleibol cubano es muy linda; pero comienza desde la base, desde esos pueblecitos, casi desconocidos, que están muy lejos de las canchas más famosas del mundo”.
 

Jorge Enrique Valdespino, mejor entrenador de voleibol de la provincia Artemisa
Jorge Enrique Valdespino, mejor entrenador de voleibol de la provincia Artemisa / Foto: Jorge Valdespino (hijo)
9:45 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES