10:00 pm.
- 30/10/2017 2 comentarios | | |

Donde el turismo histórico dejará de ser una utopía

Especialistas del Museo Histórico de San Cristóbal han diseñado un proyecto que propone la visita a un Centro de Paz para el Mundo, con huellas tangibles de emplazamientos coheteriles soviéticos desplegados en el sitio en 1962, cuando la Crisis de Octubre, y el marco teórico de una ruta de turismo histórico
Elena Milián Salaberri elenams18081966@gmail.com

Con el atractivo de proponer la visita a un posible Centro de Paz para el Mundo, con huellas tangibles de emplazamientos coheteriles soviéticos desplegados en el sitio en 1962, el marco teórico de una ruta de turismo histórico hacia el asentamiento de Aspiro, en San Cristóbal, tipificó el viernes último el X Taller Científico Crisis de Octubre.

Diseñado por especialistas del Museo Histórico de la localidad, el proyecto consta de cuatro etapas y resume los propósitos fundamentales de una década de investigaciones acerca de un hecho capaz de colocar al planeta al borde de una conflagración nuclear, también considerado el episodio más complejo de la llamada Guerra fría.

Erigir un conjunto monumentario que perpetúe la memoria histórica de aquel acontecimiento, de modo que los vestigios de una probable guerra sean alerta de paz, así como crear las condiciones de vialidad -tres kilómetros de carretera- y transportación para facilitar el acceso a la zona, son objetivos específicos de la primera fase.

Más adelante y con intervención intersectorial, se procederá a diagnosticar geográficamente rutas que puedan convertirse en senderos exploratorios para quienes gusten de esa variante turística, tan en boga a escala internacional.

Cabe precisar que el trayecto prevé enlazar cuatro áreas esenciales desde su valía histórica: el citado conjunto escultórico; el Jardín de Aspiro, con antecedentes remontados al siglo XIX; el cañón del Río de Santa Cruz y el sistema cavernario Los Perdidos, estos últimos ligados, respectivamente, a los períodos colonial y precolombino.

Cada año, desde el 2007, se dan cita con la historia en San Cristóbal, expertos de prestigiosas instituciones nacionales y extranjeras, como los Institutos Antropología e Historia, en Cuba, y  la Universidad de Gottemburgo, en Suecia.

Su quehacer cooperado, posibilitó además en todos estos años, hallazgos arqueológicos acogidos en el mencionado museo, como portamapas, fragmentos de calzado soviético, una máscara antigás, un casco y fotos aéreas tomadas durante la también llamada Crisis de los Misiles.   

Mientras, in situ, se señalizó la entrada al silo de cohetes R12, con una valla de reconocimiento, y fue colocada una tarja que identifica el sitio exacto de la rampa de lanzamiento, en tanto se publicó el libro Crisis mundial en ruinas, de la autoría de los suecos Doctores en Ciencias Mats Burstrom, Anders Gustafsson y Hakan Karlsson.

10:00 pm.
- 21/04/2014 2 comentarios | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

Noel
- 10/31/2017 - 14:20
1
Es una idea magnifica ,asi conocemos sobre la Historia de esa Crisis creada ,en nuestro territorio y que para mucho de nosotros es totalmente desconocida ,a la rehabilitacion de la via se le debe dar total apollo para llegar a dicho lugar y poder conocer esta parte de la Historia Local
artemiseño
- 11/09/2017 - 12:18
2
Realmente, la crisis no se puede decir que fue "creada" en nuestro territorio. Cuba tiene el derecho e defenderse de la agresividad de EE.UU y eso fue lo que hizo con gran dignidad. La crisis la armaron ellos que no admitían que Cuba tenía el derecho a defenderse con las armas que estimara y que los EE.UU no tienen soberanía alguna sobe esta isla. Esa es la verdadera historia. Por demás se han publicado libros cubanos con gran lujo de detalles sobre la crisis incluyendo el armamento y los emplazamientos de los cohetes. Saludo la idea de la memoria histórica, pero se debe tener cuidado con la tergiversación de la misma,

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES