11:30 pm.
- 14/02/2018 2 comentarios | | |

¿Dónde estaba el barbero?

Desgraciadamente, la respuesta de la pregunta que da título a este trabajo todos la conocemos: José Ángel estaba en su casa viendo cómo se desinflaba el sueño construido en una buena fase clasificatoria
Osniel Velasco Hernández osnielvelazco10@gmail.com

Quizá usted pueda pensar que me aprovecho del árbol caído para hacer leña, pero no es así. Ya había reflexionado sobre esta situación en un comentario anterior, el cual –por cuestiones de espacio- no se publicó en nuestra edición anterior; solo pudieron leerlo los internautas en nuestra página web.
En aquel trabajo me refería a la injusta e injustificada decisión de no llamar a las filas del equipo Cuba a la Serie del Caribe, tanto a José Ángel García como a Misael Villa, baluartes monticulares de los equipos a los cuales reforzaron en los play off.
Hoy vuelvo a hacer énfasis en el Barbero de Guanajay, pues como casi predije en el anterior comentario, a la hora buena se necesitaría un relevista con la calidad y la experiencia del máximo salvador de juegos de la pelota cubana.
No quiero parecer ningún familiar de Nostradamus, pero sabía que en algún momento, cuando se trancara el dominó como decimos popularmente, Carlos Martí iba a extrañar a un hombre como él, para darle la pelota en los momentos más difíciles y este le sacara las castañas del fuego.
Y no estoy descubriendo el agua tibia, quizá todo el que siga un poco el béisbol actual lo habría predicho también. Hoy día, los relevistas son cada vez más importantes en los equipos, ellos preservan la ventaja o socorren a un abridor ya cansado, son especialistas en salir de situaciones complicadas. En cuatro presentaciones anteriores en estas lides, ya debíamos haber aprendido la lección.

Desgraciadamente, la respuesta de la pregunta que da título a este trabajo todos la conocemos: José Ángel estaba en su casa viendo cómo se desinflaba el sueño construido en una buena fase clasificatoria, cómo la alegría y el entusiasmo colectivo cubano fracasaban nuevamente ante un béisbol muy superior al nuestro.
Seguramente quiso estar allí en ese momento y pedir la pelota cuando más dura estaba “la candela”, pero una vez más se olvidaron de él y de que tal vez lo necesitarían, aunque fuera para sacar solo un out en el juego de vida o muerte. ¿Cuándo van a aprender la lección?

11:30 pm.
- 21/04/2014 2 comentarios | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

mercedes
- 8:53 am.
1
totalmente de acuerdo con Osniel cuando publicaron la nomina del equipo Cuba por poco me da un infarto al ver la injusticia que cometio la CN porque imagino que no fue Martí.
robertoartemisa
- 4:41 pm.
2
muy acertada su escriturapero hace falta saber quien es el responsable de no haberlo llevado.no se iban a sacar los peloteros por resultados,en qué quedamos

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES