Septiembre 3, 2018 - 7:45am
- 03/09/2018 2 comentarios | | |

¡A disfrutar Artemisa! Cafetal Angerona

Alrededor de él se teje la leyenda del amor entre el hacendado alemán Cornelio Sauchay y Úrsula Lambert, de origen africano, pero libre
María Caridad Guindo Gutiérrez mguindogutierrez@gmail.com

Emplazadas en el kilómetro 51 y medio de la carretera de Artemisa a Cayajabos, las Ruinas del Cafetal Angerona seducen por la fascinante historia que atrapan en su punto del camino para apreciar sus encantos.

Prestigiosas personalidades de la literatura y la vida política del país en el siglo XIX, como José Antonio Saco, Cirilo Villaverde, José de la Luz y Caballero, Ramón Zambrana y su esposa Luisa Pérez, el reverendo norteamericano Abiel Abbot y la Condesa de Merlín, plasmaron de su puño y letra la grata impresión que les causó el segundo cafetal más importante de la época.

Alrededor de él se teje la leyenda del amor entre el hacendado alemán Cornelio Sauchay y Úrsula Lambert, de origen africano, pero libre.

Una estatua de Angerona, diosa romana del silencio y la fertilidad de los campos, tallada en blanco mármol de Carrara, presidía la hacienda.

Desde el punto de vista arquitectónico, la casa vivienda fue una construcción neoclásica, estilo que se expresa en el ritmo de los arcos y columnas de las fachadas. Todavía se conservan restos de esta, d almacenes, del barracón y los secaderos.

¡Anímate a explorar en verano… a conocer nuevos parajes de interés histórico y cultural! Es unabuena oportunidad de acercarte a este Monumento Nacional.

Septiembre 3, 2018 - 7:45am
- 21/04/2014 2 comentarios | |

COMENTARIOS DE LA NOTICIA

Marlon Luis Ama...
- 2018/09/05 - 13:03
1
Si un lugar muy bonito pero muy mal cuidado
maria
- 2018/09/07 - 08:57
2
Saludos Marlon, coincido contigo, es una lástima que ese lugar tan insigne de nuestra geografía esté tan mal cuidado, necesitamos de la voluntad política y gubernamental para sacar a Angerona de las cenizas. Saludos

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES