8:30 am.
- 18/11/2017 0 comentarios | | |

Cuidarles la plata y bañarnos con su oro

Los Trabajadores Sociales de Artemisa coordinaron con la dirección de Comercio, la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y el Sistema de Atención a la Familia, para agasajar a los ancianos, casi cien comensales de los dos comedores pertenecientes al SAF en el municipio cabecera.
Joel Mayor Lorán joeldeartemisa@gmail.com

Ellos saben que los ancianos tienen plata en el pelo y oro en su corazón. Por eso, les regalaron el abrazo cálido de un día hermoso. Los Trabajadores Sociales de Artemisa coordinaron con la dirección de Comercio, la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y el Sistema de Atención a la Familia (SAF), para agasajarles como merecen.

De modo que reunieron a los casi cien comensales de los dos comedores pertenecientes al SAF en el municipio cabecera, y les obsequiaron una cita inolvidable. Tanto en El Guarina como en el Villa Roja se percibía esa sensación de alegría y deseos de retribuir a quienes han derrochado entrega al trabajo y a sus seres queridos durante tantos años.

Las muchachas eran todas sonrisas y mimos hacia los abuelos, desde Maylen hasta la última hormiguita laboriosa del equipo, además de proporcionarles servicios de barbero, peluquera, manicura y estilista: parecía que en un instante le sumaban vida a sus años, incluso que les lustraban la sonrisa y los deseos de reír.

Por supuesto, hubo cake, panecitos y un riquísimo helado. Solo Cultura no les trajo la música prometida, pero ni falta hizo, porque Alberto demostró que bien puede defender todavía —con su voz admirable— un tango de Carlos Gardel, mientras Juan escribió un bello poema y otros dos abuelos divirtieron con décimas jocosas.

Por si no bastara, hubo regalos para Serafina, Julián, Marisela, Caridad, Alberto, Cándido, Nieves y cuantos cumplieron años en el trimestre: presentes sencillos adquiridos con el amor y la buena voluntad de cada uno de los trabajadores sociales.

No obstante, Maylen Beltrán, la jefa de estos llamados médicos del alma, insiste en la necesidad de una mayor implicación de cuantos pueden ayudar a los ancianos, principalmente por el cauce actual de la sociedad cubana hacia el envejecimiento poblacional.

Corresponde a todos gratificar a nuestros viejitos, asegurarles que su película tendrá el final feliz soñado; compartir esa deliciosa mezcla de risas, cuidados, historias maravillosas y amor; cuidarles la plata que ilumina sus cabellos y bañarnos del oro en su corazón.

8:30 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES