9:45 am.
- 01/05/2014 0 comentarios | | |

Cuestión de amor

En San Cristóbal también los trabajadores ratificaron su compromiso de seguir construyendo el Socialismo
Elena Milián Salaberri elenams18081966@gmail.com

El pulóver azul quedó esperando en la percha y en el bloque del sector de la salud extrañaron hoy su hermosa sonrisa de hombre bueno: Jorge Enrique Padrón Álvarez decidió estar hoy en otro frente, imprescindible para sustentar la alegría de los más de 16 700 sancristobalenses que desfilaron en la celebración del Día Internacional de los Trabajadores.
Jerry, como lo llaman desde la época de estudiante, es el doctor a cargo de la Sala de Cuidados Intensivos de Pediatría —de carácter provincial—  en el Hospital Comandante Pinares, y dos pequeños aquejados de neumonía le hacen renunciar a salidas con amistades, a retornar temprano a casa... a dormir. Por eso hoy celebrará más tarde, cuando esté seguro de la evolución de los niños.
Pero en cada padre y madre feliz desfiló su ejemplo de médico comprometido con la Revolución. No obstante, las personas lo buscaron para saludarlo, pues su consulta se extiende a horas de la noche.  No tiene privacidad, no la quiere; su casa es la de las familias que lo ven como una autoridad en su
materia.
Entonces no es raro que Claudio Sena, un niño de tres años de edad, preguntara a su papá —trabajador azucarero— si había visto al médico en la multitud. Inquirió si había partido de nuevo para Laos, donde fue internacionalista como decenas de trabajadores del hospital local, que allí en Asia o en otras latitudes laboran con amor.
Y es que resulta una cuestión de amor el trabajo para los cubanos. Así lo revelaba el entusiasmo matutino en San Cristóbal, municipio  del Oeste de Artemisa, donde en 17 bloques de hombres y mujeres vestidos de rojo, azul o blanco multiplicaron la fiesta cubana de hoy.

La solidaridad con la causa de Los Cinco, el afán por cooperar en la actualización del modelo económico nacional, el apoyo a los trabajadores que en otros países sufren represión por reclamar sus más elementales derechos, fueron reclamos sentidos con fuerza desde los ocujes, unos árboles al oeste del pueblo desde donde salió desbordada de felicidad la gente esta mañana.
Estaban sus dirigentes, las glorias deportivas, los de siempre, veteranos como Rodolfo Martínez de Osaba, con 85 años, junto a jóvenes como Abdel Arronte y José Ángel Alfonso, cuentapropistas sumados al empuje necesario de la economía.
Fascinó ver a la familia, los niños al hombro, parejas tomadas de la mano. Y es que se trata de una cuestión de amor, moldeada con la sensibilidad del corazón latino de los cubanos, que besan, abrazan, defienden y trabajan. Por ese amor Jerry eligió su frente, se aferra a la vida de los pequeños que cuida y, cómo no, también estuvo a su manera en el desfile.

9:45 am.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES