6:00 pm.
- 13/03/2017 0 comentarios | | |

Cuba: ¿Revanchas o sayonara?

El equipo sigue dejando dudas en cada salida y no termina de estabilizar el rendimiento. Cuando los bateadores conectan con fuerza u oportunidad, entonces el pitcheo flaquea, y viceversa.
Osniel Velasco Hernández osnielvelazco10@gmail.com

Quizás usted no lea este trabajo hasta después de concluido el juego entre Cuba y Japón de este martes. Quienes madrugamos en cada salida “del Cuba”, estaremos pendientes hasta el último out del resultado de ese crucial juego, por lo que representa para nuestra selección.
Un desafío casi de vida o muerte para los dirigidos por Carlos Martí, pues de caer dependerían de la posibilidad de un triple empate, y luego que los números los acompañen en el enrevesado sistema de desempate.
El equipo sigue dejando dudas en cada salida y no termina de estabilizar el rendimiento. Cuando los bateadores conectan con fuerza u oportunidad, entonces el pitcheo flaquea, y viceversa.
Ante Israel el cuerpo de lanzadores no se comportó de forma excelente, pero tampoco fue una debacle. Uno tras otro fueron sobrellevando el partido de forma más o menos certera; sin embargo, nunca hubo un despertar ofensivo para apoyar su labor.
En el choque inaugural ante los nipones sucedió todo lo contrario, los bateadores dispararon 11 indiscutibles, pero cada vez que se acercaban en la pizarra, los serpentineros no aguantaban los embates de los samuráis.
Con un divorcio tan evidente entre estos dos renglones del juego, parece difícil una actuación cubana como para llegar a semifinales. Ahora, no debemos dar por muerto a ningún equipo de este archipiélago, pues el coraje y la entrega hasta el último out, le son inherentes.
Los representantes de Artemisa en este Clásico han tenido actuaciones tan opuestas como las caras de una moneda. Miguel Lahera se ha visto muy bien, con dos entradas perfectas, un juego salvado y tres ponches, siempre para preservar los triunfos antillanos.
Por su parte, José Ángel García ha sido bateado, y con fuerza; en par de salidas solo ha sacado un out y tiene dos limpias permitidas, para un astronómico PCL de 54,00, muy lejos de su calidad y sus habituales performances.
Cuba precisa de dos victorias, aunque sean sufridas, para no depender de nadie, mucho menos de complejas fórmulas matemáticas. Debe vengarse de las viejas derrotas ante Japón y Holanda, para no decirle adiós (sayonara en japonés) al Clásico, antes de lo que los cubanos deseamos. Por difícil que hoy parezca, hay quienes sueñan con ver al equipo de las cuatro letras peleando títulos nuevamente.
 

6:00 pm.
- 21/04/2014 0 comentarios | |

ESCRIBIR COMENTARIOS

*Los textos que aquí se publiquen representan la opinión de los internautas. No obstante el periódico se reserva el derecho de publicar aquellos comentarios que tengan palabras obscenas, ofensas o emitan criterios en contra de los principios de nuestra Revolución.
SECCIONES